martes, 7 de julio de 2015

TODAS LAS PERSONAS PUEDEN SER VIOLENTAS Y ATROCES SI LA SITUACIÓN LO DICTA

                                            Es fácil ver lo que uno quiere ver o hacer ver a otros lo que quieres 
que vean. ¿Qué ves en la ilustración? ¿Ángeles o Demonios?

Por Daniel Pérez


Este artículo puede sorprender a muchos de los seguidores de mi blog. Al fin y al cabo, ¿no son los Psicópatas y caracteres parecidos, los malos de la película?

Si, la mayoría de Psicópatas están muy dotados para hacer el mal, básicamente sin arrepentimiento ni compasión, a sangre fría....pero algunos no tienen interés en hacerlo.

Si, ya me imagino vuestra cara de sorpresa, ¿en qué quedamos entonces?. Estoy convencido de que hay Psicópatas que planean el mal, pero hay otros que no tienen intención de hacer daño a nadie. Lo que ocurre es que estos últimos, acaban causando problemas a otros porque en su búsqueda de objetivos vitales, experiencias y metas materiales, entran en conflicto con los derechos de los demás, y no suelen preocuparse por las consecuencias negativas que surgen de forma secundaria.

En otras palabras, hay psicópatas muy malos...hay otros que simplemente dejan "cadáveres" en su camino, por culpa de su falta de consideración hacia los demás en su afán por conseguir sus metas inmediatas. Lo que sobresale en estos casos, es que no se sienten conmovidos por el dolor ajeno. Para
ellos, son cosas que pasan, ¡mala suerte!.

Pero, ¿y las personas normales?, ¿qué ocurre con la que llamamos "buena gente"? ¿qué ocurre con aquellos ciudadanos que llevan vidas sin exhibir conductas psicopáticas ni antisociales?

Pues, la respuesta, es que a veces pueden llegar a ser igual o peor que los Psicópatas.
Muchas personas que me han escrito como víctimas se estarán llevando las manos a la cabeza. Pero es así.

Voy a dar ejemplos que demuestran que no solo son importantes los factores internos o rasgos de personalidad...también los son los factores sistémicos, situacionales y externos.

Tres ejemplos como reflexión; ¿cómo pudo llevarse a cabo la matanza de Tutsis por parte de los Hutus en Ruanda? ¿qué hizo que personas que eran vecinos, de repente se convirtiesen en demonios inhumanos que mataban con hachas a sus vecinos, violaban y mutilaban a las mujeres y llegaban a matar a golpes a sus niños?

¿Cómo pudo llegar Hitler al poder en unas elecciones con su programa de odio?.

¿Porque una persona normal, puede torturar y degradar a otro ser vivo y no sentirse mal por ello en cierto momento dado? (pensemos en la guerra o en una comisaría de policía).

¿Eran todas estas personas Psicópatas? Ni mucho menos.
¿Se comportaban como Psicópatas Sádicos? Sin duda.

Pero estas personas si querían a sus familias, tenían amigos, eran bien considerados en la sociedad y la mayoría no exhibían conductas antisociales antes de esos sucesos.

Lo peor es que muchos de ellos, una vez ha pasado todo, aseguran que hicieron lo qué había qué hacer y no se sienten excesivamente mal por ello. 
Otros encontraron muchas justificaciones para lo que perpetraron.

CAUSAS QUE PUEDEN CONTRIBUIR A QUE PERSONAS BUENAS HAGAN COSAS MALVADAS:

Desde la Psicología Social, que a mi parecer está injustamente relegada por muchos intereses hoy día, hay estudios, experimentos y teorías muy interesantes (ver Bandura, o Zimbardo, por ejemplo).

No vamos a entrar al detalle en ellas, dejemos esta labor a los profesionales del tema. Este blog tiene el ánimo de divulgar conocimientos y de desarrollar el sentido crítico, la capacidad de pensar de forma autónoma (grandes antídotos contra la violencia y la manipulación de los medios, gobiernos o cualquier persona que intente imponeros su credo).

Para resumir algunas de las causas que contribuyen a esta "Psicología del MAL"

-PROPAGANDA, MANIPULACIÓN Y LAVADO DE CEREBRO

Esta es una forma efectiva de inocular el odio en personas de otra forma normales, normalmente creemos que somos muy listos, pero es relativamente fácil convertir a una persona pacífica en un demonio.
Cuando se escoge a un grupo de cabezas de turco (ya sea por razones económicas, raciales, religiosas o de cualquier otro tipo), una forma muy eficaz de alentar el odio y el desprecio hacia ellos, es presentarlos como una amenaza, un peligro.
Se les puede tachar de fanáticos, sucios, vagos, gentuza que viene a quitarnos nuestros derechos, trabajo, etc...

-AUTORIDAD

Muchas personas son capaces de llevar a cabo actos horrendos, si creen que alguien superior (real o percibido como superior) les ordena hacerlo. Digamos, que hay una especie de servilismo descerebrado cuando se trata de seguir órdenes de una autoridad, que de alguna forma pone en suspenso la conciencia personal.


-GRUPO

A menudo, las mayores atrocidades llevadas a cabo por ciudadanos normales, se producen escudados y escondidos en el anonimato que proporciona la masa. Además. el grupo refuerza la violencia, la justifica y aplaca el sentimiento de culpa.
En cierto modo, la cara oscura que todos tenemos, tiene una válvula de escape, una salida de la tensión...en la que la responsabilidad queda diluida en la masa.
Aquí. la identidad se diluye en el grupo y se contagia la ira. No es raro que se manifiesten linchamientos o ataques en grupo.

-DESHUMANIZACIÓN

Este factor está unido a la propaganda, por ejemplo, se puede ver a un grupo de personas como "malos", "perversos", "inferiores", "enemigos", "seres despreciables a los que hay que temer",...después de presentarlos así por diversos medios, muchas personas sentirán odio y creerán que está justificada cualquier acción hostil contra ellos, ya que no son "humanos" sino "basura".

-FACTORES SITUACIONALES

La guerra es un buen ejemplo de ello, en todos los conflictos, la población civil acaba sufriendo crímenes espeluznantes por parte de soldados, no voy a entrar en detalle del terror, la crueldad y el tratamiento inhumano que se dispensa a civiles indefensos, mujeres y niños.
Normalmente, tras los conflictos, estos crímenes terribles quedan sin castigo, justificados como "daños colaterales" de toda guerra...si alguna vez criminales de guerra, torturadores en tiempos de paz (ya sean miembros de cuerpos de seguridad o autoridades en algún ámbito), llegan a ser juzgados, suelen cargar con toda la culpa como si fueran "unas cuantas manzanas podridas"...pero pocas veces se responsabiliza a todos los superiores que permitieron tales abusos contra la humanidad.

-AMBIENTE HOSTIL O ESTRESANTE 

Este factor es una continuación al anterior.
Como ejemplo, como muchos de los que han convivido con Psicópatas saben, la convivencia con ellos puede ser tan estresante, que hace que una persona relativamente pacífica, pueda acabar perdiendo los nervios en ataques de ira, en un estado de activación emocional tan intenso que destile ganas de venganza, de reparación...y te lleve al terreno desconocido de la violencia rabiosa.


-FACTOR OCASIÓN Y FACTOR INJUSTICIA

Es probable también que personas que viven en ambientes estresantes y en situaciones de exclusión social, con menos oportunidades que los más favorecidos, puedan en ciertas situaciones desarrollar una hostilidad extrema, por ejemplo, tenemos casos de violaciones masivas o de vandalismo grave en manifestaciones.

-INTERNALIZACIÓN DE UN PAPEL

En ocasiones, el hábito hace al monje, por ejemplo, ciertas profesiones requieren ser "duro" con otros, y para poder meterse en ese rol, no queda más remedio que sacar lo peor para dominar, someter o aterrorizar al otro.

Hay más factores situacionales y ambientales en juego...solo quería haceros pensar, el Psicópata, sin duda, es un enemigo de la sociedad (real o potencial)...pero no es el único capaz de cometer aberraciones degradantes hacia otros seres, de hecho, casi todos los seres humanos, si la situación es conducente a ello, pueden perpetrar actos de maldad extrema, justificarla racionalmente y seguir con sus vidas. Y todo ello, de forma banal, porque lo que puede ser un shock descubrir desde la tranquilidad de nuestras casas, es que muchas atrocidades las hacen personas normales, como las que vemos cada día en nuestro barrio.  Solo es necesario que estén sometidas a un adoctrinamiento o a una situación vital extremas.

Como ya dijo Buddha y otros sabios, "si tienes buenos pensamientos, tu vida es un paraíso, si tienes malos pensamientos, tu vida es in infierno".


No solo los Psicópatas pueden ser demonios.