IMPORTANTE

¡AVISO IMPORTANTE! CONTACTO, CONSEJO Y CONSULTAS:

*RESPONDO VÍA E-MAIL SOLO A PERSONAS SERIAS QUE SE IDENTIFIQUEN CON SU NOMBRE Y NÚMERO DE DOCUMENTO DE IDENTIDAD

LAS PERSONAS QUE QUIEREN CONSEJO POR TELÉFONO, SKYPE O EN PERSONA, DEBEN CUMPLIR 2 REQUISITOS:

1-ENVIARME UN E-MAIL EN EL QUE SE DECLARA QUE LA PERSONA INTERESADA ME PIDE CONSEJO (MI OPINIÓN SERÁ SUBJETIVA Y BASADA EN LOS HECHOS NARRADOS POR UNA PARTE), HACIENDO CONSTAR EL NOMBRE REAL Y DNI O Nª DE IDENTIFICACIÓN FISCAL..

2-SE ACEPTARÁ UNA PEQUEÑA DONACIÓN (DE OTRA FORMA, NO PUEDO DEDICARLE MÁS TIEMPO AL TEMA).


DANIEL PÉREZ

CONTACTO:
PARA CONTACTAR CON NOSOTROS, RECIBIR INFORMACIÓN SOBRE UNA CONSULTA PRIVADA O PARA EXPLICAR ALGUNA EXPERIENCIA (QUE MANTENEMOS DE NUESTROS ARCHIVOS PRIVADOS), PUEDEN ESCRIBIR A:

malicia-hostil@gmx.es

martes, 27 de junio de 2017

PERSONALIDADES PELIGROSAS EN LAS ARTES MARCIALES: Por Federica Cossu y Daniel Pérez


Por Federica Cossu (criminóloga y experta en comportamiento no verbal) y Daniel Pérez (profesor de Chikung, Taichi, Kungfu, Acupuntor y experto en personalidades psicopáticas)

Exposición de la situación basada en la experiencia

Daniel Pérez
En más de 20 años metido en el mundo de la sanación, tradiciones de desarrollo espiritual y artes marciales, además de haber observado a practicantes y profesores, no solo de artes marciales tradicionales, sino también, deportes de combate, sanadores, terapeutas, instructores de Yoga, Chikung, gupos de Meditación...he podido constatar que al igual que ocurre en todos los ámbitos de la sociedad, hay personas que podríamos calificar de "ultra egocéntricas", "tóxicas", "manipuladoras", o simplemente, "sin escrúpulos", que actúan tras un disfraz de "instructores", "maestros", "gurús", etc...
De hecho, creo que debido a la naturaleza y la imagen que proyectan estas actividades, la proporción puede ser más elevada que en otras profesiones o actividades.
Hay varios factores que hacen que muchas personas poco de fíar se sientan atraídas por las artes marciales y los sistemas meditativos, por ejemplo:

Factor 1-En estas profesiones, las personas fraudulentas y los impostores encuentran grandes oportunidades de engañar a mucha gente, por dos razones:
La primera, es que muchas personas se sienten atraídas por estas prácticas porque tienen la idea de que les ayudará para ser personas más fuertes, sanas y seguras de si mismas (lo cual es cierto, si la tríada es correcta, o sea, si el arte, el profesor y el alumno son buenos). Los caraduras se aprovechan de las debilidades de algunas personas y algunos grupos sociales y por otro lado, fomentan la dependencia de sus seguidores haciéndoles sentir bien, mediante halagos, premios y promesas.
En la sociedad actual, que tanto valora la imagen externa, estos sujetos, saben que el "disfraz" o la "máscara" es esencial para engañar a los más inocentes, incautos o crédulos. En otras palabras, se inventan un curriculum y un personaje de "maestro" o "gurú" que hace que, muchas personas, los vean así. Al fin y al cabo, el público en general, si  no está iniciado en una disciplina que no conoce, como es lógico, le cuesta distinguir lo falso de lo real, ya que no tiene con qué comparar.
Por cierto, hoy día, como he comprobado en múltiples casos de psicópatas en el mundo empresarial, el mundo de la salud, etc...estos individuos hacen un uso muy hábil de internet y las redes sociales para crearse una historia y un personaje público falso, pero relativamente convincente...

Factor 2- Las mismas personas con un carácter problemático y narcisista, encuentran que las artes marciales y la meditación, pueden hacerles sentir importantes y poderosos, les gusta la sensación de fuerza y autoridad que conlleva.

Factor 3- En las artes marciales en particular, he observado que existen personas excelentes, pero también personas inmaduras y en algunos casos violentas. Los sujetos sádicos en concreto, suelen mostrar una afición por las armas, el combate y todo lo que tenga que ver, especialmente notable. Cuando estos tipos alcanzan ciertas cuotas de poder o reconocimiento en un grupo, ya lo tienen fácil para dar rienda suelta a su placer por dominar, controlar y causar sufrimiento a otros.
No hace falta mencionar nombres, tenemos desde el gurú que se aprovecha de sus seguidores para vivir la gran vida a su costa, a los que se autoproclaman maestros o "monjes" solo para hacerse famosos y tener poder sobre sus alumnos (a menudo, consiguen engañar también a otros profesores de artes marciales, aunque no a todos). Un par de casos famosos en España, son los del "falso monje Shaolin" que no solo era un impostor narcisista, sino un psicópata agresor sexual sádico y asesino en seríe. O el maestro de Kárate, que hacía de su escuela un lugar orgiástico para abusar sexualmente de varones y hembras. O el religioso, que usaba su congregación como una secta para, no solo realizar un lavado de cerebro eficaz, sino conseguir sexo, dinero y propiedades de sus acólitos.
O los que proclaman ser herederos de técnicas secretas que nadie puede comprobar que hayan venido de alguna parte, o los que consideran que solo por cuestiones de linaje, son depositarios únicos de enseñanzas que excluyen al resto, o personas que claman poseer poderes que solo compartirán  a cambio de ciertas condiciones, pero cuyos poderes nunca  se han podido probar.

Como vemos, si ya es triste que los psicópatas o, en términos que usa la gente de la calle, las "malas personas", actúen en todos los estratos sociales, es especialmente peligroso, cuando logran adquirir una cuota de influencia en áreas que se suponen que tienen que contribuir al desarrollo de cualidades positivas para la salud física, mental y emocional de la sociedad. A este respecto cabe mencionar que estas personas poseen características que los hacen muy hábiles para engañar a cualquiera, tal y como describe J.M. Pózueco: "El engaño, aunque sea inofensivo o a pequeña escala, forma parte de las interacciones cotidianas entre personas normales, pero ¿qué sucede cuando aparece en escena un psicópata? El resultado es catastrófico[...]" "estas personas tienden a percibir cualquier intercambio social como una oportunidad para parasitar...", su particular habilidad es el teatro [....] y todo ese espectáculo es el que nos engancha a ellos [....] al menos, hasta que los desenmascaramos" (Psicópatas Integrados: perfil psicológico y personalidad - 2010)”.

¿Cómo podemos detectar a estos impostores?
Aparte de la intuición, la respuesta no es fácil. Más abajo, Federica Cossu nos ofrece unas guías muy útiles. Como hemos dicho, cuando una persona neófita entra en contacto por primera vez con un arte, escuela o práctica, a menudo, no sabe cuál es el propósito, historia, filosofía, objetivos y beneficios que se esperan de esas actividades, y por consiguiente, es probable que tarde en desenmascarar a esos líderes de sectas, fanfarrones y delincuentes disfrazados de personas respetables.
Muchos de estos sujetos egocéntricos y falsos, son personas que tienen la extraordinaria habilidad de mentir, como veremos a continuación escrito por Federica Cossu. Por otro lado, pueden aprenderse su discurso de memoria y hablar de cosas como la compasión, el respeto, etc...pero ellos mismos no sienten compasión y respeto por nadie que no sea ellos mismos, en otras palabras, pueden sonreírte mientras piensan en cómo van a utilizarte o acabar contigo.
Con frecuencia, cuando alguno de ellos son descubiertos, cambian de ciudad o país y continúan en otro sitio. Otras veces, cambian de profesión, cambian de personaje y se inventan una historia nueva de lo que ha sido su trayectoria vital.
En este artículo, hablamos de personas que se han metido en este mundo con la mala voluntad de engañar o controlar a los demás.





Análisis de contenido práctico y no verbal
Por Federica Cossu (experta ACONVE*)

¿Por qué estos impostores consiguen la confianza de la gente?
Cuando las personas se acercan al mundo de las artes marciales en búsqueda de una guía espiritual y física, generalmente se encuentran en una condición de apertura y predisposición a escuchar al “Profesor o Maestro” que se les presenta, porque suponen (justamente) que se trata de alguien con mucha experiencia y equilibrio, capaz de transmitir su conocimiento para un mejor desarrollo personal emocional y físico. Esto hace que ya exista una base donde plantar las raíces (buenas o malas) para capturar la confianza del futuro alumno. A largo plazo, será tal profesor o maestro quien tendrá que ser suficientemente “bueno” y “líder”,  para que la persona que lo está siguiendo se quede. En este sentido, aparte de lo expuesto más arriba por Daniel Pérez, existe un problema poco conocido, muy estereotipado y sin embargo muy peligroso, que es el de las “Sectas” que, a menudo, se aprovechan de las filosofías de las artes marciales para operar secretamente y de manera desapercibida.

¿Los objetivos? Diferentes. Desde la búsqueda de dinero hasta la satisfacción del deseo de poder. Todo esto dentro de un contexto muy al límite de la legalidad (hablamos de gente profesional y experta en esto) que puede llegar hasta un contexto criminal (véase el falso monje Shaolin mencionado por Daniel Pérez).

¿Cómo podemos detectar a estos impostores?
Secta, del latín: secutus, a, um, de sequor (sequi= seguir, ir detrás de) o de sectus,a,um, seco (secare= cortar, separar).

Podemos resumir la descripción de una “secta” con las palabras de diferentes sociólogos y filósofos: << “La secta es una comunidad que renuncia a la universalidad […] es aristocrática, es una unión de personas calificadas en un sentido religioso [...] ( M.Weber 1864-1920)”; “[…] Las personas se separan del mundo, se limitan en pequeños grupos donde se instaura un orden fundado en leyes, normas y valores propios (Ernst Troeltsch 1865-1923)”.
A un nivel más sintético y actual, Giuseppe Ferrari describe las sectas como: “Una reunión de personas que siguen a un líder o una específica corriente religiosa/ filosófica y que se reconocen en una doctrina y unas praxis que se separan desde las doctrinas más difundidas e históricamente bien implantadas y reconocidas a nivel social y legal (Sette e religioni, N°1, Esd, p.11)”.

Vemos, por lo tanto, como el dinero o la religión no son las únicas motivaciones que impulsan la formación de una secta (o su intento).
Como hemos dicho anteriormente, el “Gurú” fácilmente encuentra terreno fértil dentro del contexto de las artes marciales (orientales o no) por sus potentes fundamentos filosóficos. La diferencia aquí, está en que esta persona se presenta como la única fuente conocedora que puede ayudarte y pasarte su conocimiento sólo si confías ciegamente en ella. Aquí encontramos el concepto de “Dogma”. Se intenta apagar el espíritu crítico para que no se cuestione la autoridad y el poder del líder. Generalmente son personas poderosas con una muy buena dialéctica y comunicación; un comportamiento gestual y emocional muy bien controlado (no reaccionan directamente a las provocaciones, por ejemplo, y son muy conscientes de sus movimientos); con mucha cultura general y específica del conocimiento que se quiere difundir, aunque esta última si se investiga a un nivel más profundo puede faltar (ojos y orejas expertas pueden detectarlo fácilmente). Todas estas características, en un contexto general llevarían a un caso de muy buena “inteligencia emocional” (saber controlarse y comunicar). Sin embargo, cuando entre medio hay dogmas, incongruencias, emociones negativas, aislamiento, leyes incuestionables, poder y autoridad estamos ante un contexto de “manipulación”. 

Podemos darnos cuenta que estamos ante un gurú o falso líder:
⦁ No confiando en los dogmas que nos presentan.
⦁ Si vemos que es una persona que no tiene raíces estables en ningún país y nos parece algo extraño.
⦁ Si buscamos fuentes externas que confirman o no sus palabras e ideas.
⦁ Si nuestro instinto nos dice que “hay algo” que no cuadra es mejor profundizar posibles incongruencias (es como una alarma de supervivencia, está bien escucharla)
Ha sido demostrado científicamente, que el instinto de supervivencia genera diferentes emociones en todos los seres vivientes y que la manera de expresarlas es compartida por la mayoría de seres vivos, inclusos los humanos. Paul Ekman nos habla de emociones básicas: tristeza, miedo, ira, alegría, sorpresa, asco, desprecio, que hoy en día tienen la función de ayudarnos no solo a sobrevivir para reproducir la especie, sino también a un nivel emocional y social. Todos expresamos facialmente más conscientemente o menos, nuestras emociones básicas y todos lo hacemos de la misma manera. Detectar las emociones expresadas por nuestro líder durante sus discursos, también puede ayudarnos a entender si merece nuestra confianza.

En seguida vamos a ver un caso experimentado en primera persona. Lo que fue genial para el estudio y la aplicación práctica de todo lo dicho anteriormente.

Análisis de un caso práctico:
Cuándo: hace unos meses
Quién: una persona que se presentó como Monje Shaolin, acompañado por otras personas, sus alumnos y acompañantes.
Hechos: después de un primer encuentro de presentación de “su” arte Shaolin, decidió dar clases gratuitas y abiertas a cualquier persona interesada, para “compartir su conocimiento”. Con otro amigo decidimos hacer la clase de prueba y por lo tanto participamos en un par de ellas. Yo personalmente solo en una y hablé dos o tres veces con los chicos de ese grupo. Durante la clase, aunque mis alarmas interiores ya se habían encendido varias veces a causa de algunas frases, ejercicios y situaciones que no me cuadraban, decidí callarlas. Después de la misma clase, mantuve una conversación con el “monje” de una media horita hablando en general de sus proyectos, su vida, etc. y todavía confiaba en su persona. Hablé con amigos y compañeros de trabajo de la experiencia y todavía intentaba darle confianza. Al cabo de un día y medio, empecé a escuchar mis alarmas interiores y me puse a buscar informaciones sobre este hombre, sus colaboradores y sobre este arte oriental para mi desconocido.
Al final de mis investigaciones, encontré muchas incongruencias, más varias denuncias y condenas penales en otros países por ser gurú de una secta.
¿Cuáles fueron las incongruencias que había que verificar?
1. Proclamarse ser monje Shaolin: su edad biológica no cuadraba con ese título tan difícil de obtener y sobretodo ya no existen monjes de esa generación;
2. No tener suficiente preparación física correspondiente con su supuesto título;
3. Tener hijos: los monjes Shaolin no pueden tener hijos;
4. Definirse completamente ciego: en otros videos donde aparece él, afirma de poder ver algo, sombras;
5. Los mismos videos de su canal youtube: no son éticamente congruentes (en cuanto a contenidos y calidad) con la filosofía oriental y profesional;
6. Se encontraron congruencias con la identidad de un gurú condenado en otro país
7. Emociones presentadas: una vez enfrentado sobre algunas incomprensiones comunicativas, el nivel de agresividad expresado fue incongruente con la reacción esperada (al respecto existen estudios y bibliografías sobre emoción presentada y emoción esperada).

Detectar un impostor en este caso, ha sido fácil porque jugaba con mi bagaje personal y de estudios de alguien que se dedica a esto. Esto no significa que sólo ojos y orejas expertas puedan darse cuenta. Es muy importante: informarse bien sobre la persona que nos proporciona su conocimiento y sobretodo sobre el conocimiento mismo que se nos proporciona. Comparar fuentes diferentes, y escuchar nuestro instinto en relación a un contexto determinado, es la clave para no caer fácilmente en un engaño, corriendo el riesgo de transformarnos en víctimas de la situación.

Emotions Revealed: Recognizing Faces and Feelings to Improve Communication and Emotional Life  (Times Books, 2003)
*www.aconve.org
*www.shaolinbcn.es
*https://juegosucio-psicopatia.blogspot.com

lunes, 29 de mayo de 2017

La fachada altruista del Psicópata integrado

Por Daniel Pérez

A menudo vemos a personas famosas que aparecen como abanderados de buenas causas y haciendo obras benéficas. También, hay personas de la calle que realizan labores altruistas.

Desde luego que todo esto es muy loable, pero el problema es cuando es un/una psicópata quien realiza estas acciones.

Podríais preguntar; ¿Qué tiene de malo que hagan algo por los demás?, ¿no es al fin y al cabo, la acción lo que importa?

Pues si, es mejor que estén haciendo algo bueno para los demás, que tocando las "pelotas", ahí no voy a discutir.

El problema no es la acción en si misma, que para el Psicópata no es más que otra herramienta. Si no, la intención que hay detrás y la estupidez del público en general a la hora de juzgar a una persona.

Pongamos a una persona famosa que lleva a cabo obras de caridad o colabora con organismos altruistas. Si tu ves a "fulanita" en la Tv o en Facebook realizando este tipo de evento o acción, ya das por hecho que es una "buena persona". Pero en el fondo NO CONOCES A ESA PERSONA, solo conoces una cara y solo te fías de unas fotos, un video, donde realiza una buena acción.

El Psicópata usa esas acciones para ganar en su proyección de una buena imagen social, una que, en realidad es incompatible, contrasta mucho con su verdadera forma de ser, pensar, sentir y con sus actitudes.

Cuando alguien le descubre, todos los borregos van a salir en su defensa, diciendo ¡Como va a ser un/una psicópata si colabora con la "Organización de ayuda a tal" o representa a la "Campaña internacional contra la violencia o el hambre"! o "Como puede ser una mala persona si es una madre que ha adoptado a tres niños pobres".

El Psicópata sabe qué es lo que conquista los corazones de la gente y también sabe que ES MEJOR APARENTAR QUE SER.

Lo mismo podríamos decir de los favores y las colaboraciones en causas justas que lleva a cabo el Psicópata Integrado de andar por casa, el que no es famoso. Lo hace, porque le sirve para proyectar una fachada social, una MÁSCARA de bondad, honestidad y respetabilidad, justamente lo que no tiene.

Por otro lado, el Psicópata casi nunca hace algo por nada, si alguna vez te hace un favor, ten por seguro que te va a recordar que estás en deuda con él/ella en el futuro. Ten por seguro también que todo el mundo se va a enterar de los favores que te ha hecho y de lo bueno que es y de lo desagradecido que tú eres.

A veces hay que mirar por debajo de la superficie y sin prejuicios, para ver lo que normalmente no vemos.
Tenemos que ver si una acción es sincera y desinteresada. Venga de quien venga.

miércoles, 24 de mayo de 2017

LOS BUENOS PROPÓSITOS Y PROMESAS DEL PSICÓPATA


Por Daniel Pérez

Cuando las cosas no le salen tal como esperaba, o quizá cuando tiene que enfrentarse a consecuencias legales, familiares, etc...el psicópata integrado siempre tiene excusas.
Las excusas siempre tienen que ver con alguna de estas tres razones:
1-Circunstancias. Son del tipo "me encontraba muy mal, no sabía qué hacer" o "la sociedad fomenta que pasen cosas como la mía"
2-Otras personas. Por ejemplo, "me han estado acosando/discriminando/ haciendo mobbing" o "siempre estáis en contra de mi, váis a por mi"
3-Fallos de carácter. Algo así como "Me he portado mal, porque no sabía lo qué hacía" o "soy una persona muy insegura, "lo intenti, pero nada me sale bien" o "soy demasiado sensible".

Pues bien, en general se trata de EXCUSAS. Justificaciones, como hacemos casi todos, para no responsabilizarnos de nuestros actos. La única diferencia, es que el Psicópata comete más tropelías, más fuertes, más continuas y menos justificadas, llevando en algunos casos a consecuencias y posibles castigos contundentes.

Cuando el Psicópata, ya sea adolescente, adulto, hombre, mujer, rico o pobre, tiene que defenderse en los tribunales, en mediaciones con psicólogos o ante su familia, no duda en utilizar estas excusas y añadir algo importante: PROMESAS DE RECTIFICACIÓN Y BUENOS PROPÓSITOS.

Las palabras y la actitud que usa en esos momentos son técnicamente correctas y convincentes, dando una buena impresión de INOCENCIA Y SINCERIDAD, puede llegar a admitir que ha hecho algo mal, que está arrepentido y que va a intentar con todas sus fuerzas comportarse bien.
Es fácil que casi todo el mundo le crea, porque a veces, el Psicópata de explicaciones maduras, sensatas y profundas. Por ejemplo, puede decir "lo siento mucho, necesito ayuda, me doy cuenta de que estoy haciendo daño y ya es hora de madurar" o "siempre he sido una persona problemática, pero quiero cambiar, necesito hacerme responsable de mi vida y trabajar para triunfar en la vida", o "no quiero hacer daño a mi familia y amigos, estoy dispuesto a hacer lo que se necesario a partir de ahora, sé que no será fácil, pero prometo que haré lo máximo".

Pues bien, todos estos loables propósitos de enmedar su conducta y actitudes, NO SIRVEN PARA NADA en estas personas. Puesto que NUNCA SE TRADUCEN EN HECHOS REALES.

El Psicópata o bien dice lo que queremos oír para "salvar su culo" o, en ocasiones, está siendo sincero, pero carece de la voluntad de pasar a la acción para cambiar o de refrenar sus instintos y caprichos para no cometer atropellos sobe los derechos de los demás.

En resumen, el Psicópata TIENE BUENOS PLANES Y PROPÓSITOS PERO NUNCA LOS LLEVA A CABO.

domingo, 14 de mayo de 2017

Daniel Pérez: Ejercicios para momentos de crisis

Si se encuentra en un momento de confusión y caos en relación a alguna persona de su entorno, quizá sea adecuado que lea este artículo y lo ponga en práctica (sin comentarlo con la persona con la que mantiene una relación conflictiva).

Lo ideal es que le ayude a sentir con mayor claridad qué es lo debe hacer con su vida y recupere la responsabilidad de su camino.

Haga clic en la imagen para ir al artículo:


martes, 28 de febrero de 2017

MINANDO TU AUTOESTIMA


He escogido publicar este excelente artículo de colaboración de Abel Taraborrelli, ya que describe de forma clara y precisa cómo actúa el/la psicópata en las relaciones íntimas, esperamos sirva de ayuda  para abrir los ojos a muchos:

 Minando tú autoestima.
A mi parecer la falta de autoestima es la puerta de entrada para cualquier psicópata, el quererse poco o ponerse siempre en último lugar hace que recurrentemente atraigamos a este tipo de personalidades que están ávidas de conocer y abusar de alguien así. Si además le sumamos otras vulnerabilidades como la soledad, depresión, inconformidad con mi vida o creer que para ser feliz necesito a otra persona que me muestre ese camino, esto hace que toleremos y aceptemos al psicópata en nuestra vida como alguien que posee errores pero que con el tiempo cambiará o aprenderá a ser mejor. El desconocimiento sobre estos seres extraños también hace su parte y lo terminamos por englobar en una normalidad de persona cuando es justamente lo contrario, es por eso que luchamos por entenderlo y comprenderlo, pero siempre nos chocamos con la frustración de no conseguir nada y caemos en un desgaste emocional peligroso para nuestras vidas.
El/ la  psicópata  ya vio que eres una persona con la autoestima erosionada, que te quieres y valoras poco y que estas más acostumbrada a perder que a ganar.
No le importan las causas por las cuales tu eres así, pero si ve el blanco perfecto para sacar provecho de tu persona por lo cual ira minando y erosionando aún más tu autoestima lesionada, poco a poco y gradualmente hasta que ya no poseas ni un mínimo de ella.
Como lo hace:
No reconocerá ningún logro o meta cumplida de tu parte, por el contrario, lo atribuirá a tu suerte, tu fortuna, tu destino o cualquier otra cosa que te haya llevado a cumplimentar el objetivo, pero nunca jamás a tu esfuerzo, dedicación o trabajo realizado de tu parte.
Se esforzará en que te sientas feo, apático, poca cosa, aburrido, todo esto producto del desprecio que prodiga de forma constante  (a veces camuflada) y hacia tu persona.
Dignidad cero: Se encargará de hacerte ver que no eres digno de su admiración y respeto, en el proceso puedes llegar a pedir perdón por cosas que no hiciste o fallos que no cometiste (o simplemente tapando ciertos abusos de su parte) con tal de no liarla aún más.
Los aliados del psicópata  refuerzan aún más la erosión de tu autoestima, como bien sabemos, los que están de su lado son generalmente personas manipuladas por el psicópata,  que vive contándoles barbaridades sobre ti, razón por la cual  ellos tendrán también  una mirada de desprecio para contigo y hasta muchas veces acusadora.
Confundirte respecto de tu persona:
Puede ponerte en un pedestal estando en público para luego en la intimidad hacerte sentir menos que un gusano.
Nunca sabes si te quiere, si le agradas o si eres importante para el o ella.
Te rebaja al punto de mendigar amor, respeto, cariño o simplemente que te tenga en cuenta.
Todo parece girar en torno a sus propios deseos y demandas, nunca a lo que tu desees o demandes.
Compites siempre con terceras personas por su atención.
Corta el dialogo contigo como forma de represalia.
Inicia una conversación, o pregunta algo y rápidamente la desvía o se distrae con otra cosa, haciéndote ver lo poco importante que es tu opinión.
Te hace ver que para él o ella tu opinión, sentimientos, tu palabra, tus decisiones, tus anhelos, tus emociones, no cuentan ni importan absolutamente nada.
Preferirá ante terceras personas darle la razón a cualquiera menos a ti.
Te dejara en ridículo o avergonzara ante otras personas (familiares, amigos, conocidos etc).
Te obligara a estar a la defensiva y en un stress constante.
No hace mención de ningún atributo o cosa buena tuya, salvo que le convenga por alguna razón, pero nunca lo hará de corazón o porque lo siente.
Ante terceras personas te deja como un ser pasivo y sin carácter.
Puede hacer comentarios ante otros del tipo sexual refiriéndose a la escasa frecuencia o tu pobre desempeño o falta de deseo, dejándote en un lugar más que incómodo y molesto.
Cuando le cuestionas si te quiere, te responde que eres muy sensible o que lo/a agobias y termina quejándose de tu inseguridad.
Hace caras o gestos de fastidio para contigo.
Si insistes en algo que no quedó claro te propone “cortar con ese temita” sin importarle su resolución o cómo te sientes.
Te amenaza de manera sutil o se victimiza con cosas tales como: "si haces esto atente a las consecuencias" o "después no vengas a pedirme perdón", o "eres muy cruel conmigo, me has herido".
Encuentra tus defectos y los remarca todo el tiempo o simplemente las expone ante terceros.
Puede referirse a ti como una persona muy buena, muy confiada, muy inocente, pero tu sabes que por lo bajo está tratando de mostrarles a todos que eres un perfecto idiota.
No considera ni respeta tus gustos y preferencias solo importan y valen los de el/ella.
Quejas y reproches constantes de prácticamente todo y donde siempre quedas mal parado.
No respeta tu espacio ni tus objetos personales, decide sobre ellos como que fueran de su propiedad.
Te culpabiliza de todas las peleas y discusiones, vas perdiendo la visión de lo que está bien y lo que está mal, normalizas hechos anormales aunque te hagan ruido en tu cabeza.
Vas perdiendo poco a poco tu capacidad de juicio y razonamiento ante los planteamientos del psicópata.
Tienes miedo a la próxima pelea, la ves cómo alguien que puede tomar represalias en tu contra.
Te conformas y resignas ante lo poco o casi nada que el/la psicópata  ofrece.
Dudas constantes sobre todo lo que viene del psicópata, pero aun así tú le promulgas una fidelidad sin igual.
Sientes miedo o incertidumbre sobre que actos o actitudes pueda tomar, sientes que no tienes control de nada.
Solo te pones bien si él o ella está bien.
Terminas viviendo por y para el psicópata.
Sientes que tu vida se derrumba si llegara a dejarte.
Tienes la percepción de que tu relación es ficticia pero no sabes bien a que atribuirlo.
Te esfuerzas en agradarle y mendigas atención de su parte.
El psicópata  ofrece todo a cuenta gotas y tu pareces conformarte con cada vez menos.
Luego de una pelea serás tú quien quiera recomponer la situación en la mayoría de los casos.
Tienes la percepción de que solo a ti te importa la relación que lleváis.
Ves que disfruta si algo te sale mal o cometes un error.
Hace propios los logros que conseguiste y son solo tuyos y donde él o ella jamás pusieron ningún esfuerzo o apoyo al respecto.
Busca salir airoso/a de ciertas  situaciones que la dejan mal parada/o mediante el humor, chistes o restándole importancia a tus reclamaciones.
Minimiza las cosas importantes y pone exagerada atención en las superficiales.
Quiebra o rompe pactos de pareja donde habéis llegado a un supuesto acuerdo (no revelar intimidades en público por ejemplo).
Te hace sentir en deuda constante con el /ella.
Denota mala gana o mala predisposición si te demandas algo, aunque él o ella demande mil veces más.
Si sabe que algo te fastidia o te hace saltar de bronca se encargara de repetirlo y pone énfasis en molestarte con eso.
El fantasma de su “ex” siempre sobrevuela la relación, marca lo malo o poco interesante que era dicho sujeto, esto hace que tú te esfuerces en diferenciarte de el para que el psicópata no tenga la misma opinión de ti.
A modo de reflexión podemos afirmar que el psicópata, como ser maligno y malintencionado que es, se valdrá de cualquier artimaña maliciosa para dejarte sin autoestima y así tomar el control total de la víctima a la cual está depredando. Tu autoestima erosionada le dejará libre el acceso a depredar y tomar el control total de tu vida y emociones. Por tal motivo es de vital importancia saber que nuestra autoestima debe ser sanada, aprender a priorizarnos y amarnos no es de egoístas (como muchos de nosotros alguna vez creímos). El sabernos como una persona y no un objeto de uso es el punto de partida, a mi parecer, cuando de sanar se trata. Aprender a darnos valor, aceptación tal cual somos, querernos y priorizarnos y sobre todo no permitir abuso de ninguna índole, poniendo límites y haciéndonos respetar,  tendrá como resultado dejar de ser un target o blanco para este tipo de personalidad abusiva y perniciosa.
Considero personalmente que recuperar nuestra autoestima es el punto de partida luego de pasar por cualquier relación toxica, llorar sobre la leche derramada no tiene mucho sentido y no nos llevará a una recuperación, si ya pasamos por uno de los peores traumas relacionales y tocamos fondo algún día, eso ya quedo atrás, hoy es hora de reinventarnos como una persona nueva, que volvió a nacer, ya pasamos por el lado oscuro ahora solo queda ver la luz.
FIN
Abel Taraborrelli

jueves, 15 de diciembre de 2016

NO ES BUENO DEDICAR MUCHO TIEMPO AL PSICÓPATA O A LA PSICOPATÍA

Por Daniel Pérez
Este es un consejo para cuando uno ya sospecha de la categoría moral de otro sujeto a su alrededor, o cuando uno se dedica profesionalmente a tratar con sujetos así
Cuando tratas con personas poco de fiar o que son perversas, la mejor táctica es evitar todo intercambio de cualquier tipo, toda interacción solo sirve para alterarte y robarte energía. Cuando ya sabes de qué va el tema, como en mi caso, paso la mayor parte del tiempo en cosas más positivas.
Comunicarse con una persona de esta calaña exige una cosa, no hacer ningún caso en abosoluto de lo que diga, proponga o insinue, dicho de otra manera, tienes que aprender a ver a esta clase de sujetos como personas que ni te van ni te vienen, cuyos asuntos no te importan y con quienes no puedes perder el tiempo.
Si te ves obligado por circunstancias vitales a tratar con uno de estos tipos, tienes que ser diplomático y aprender 3 cosas:
1.HABLAR SIN DECIR NADA
2.TRAZAR LÍMITES Y NUNCA CEDER
3.EVITAR DARLES ENTRADA A TU VIDA PERSONAL
Sin ser descortés, tienes que aprender a ser frío, aséptico y muy firme en tu decisión de no tener tratos con ellos.
Esto es algo importante, como dije en mi anterior artículo, tienes que pasarte lo "politicamente correcto" por los cojones.
Por ejemplo, si sospechas que cierta mujer a tu alrededor es una bruja, no debes temer a los defensores de las mujeres, simplemente no trates con ella, si te cuestiona o te cuestionan por tu actitud, no tienes que dar excusas ni justificarte, simplemente tu eliges con quien quieres tener tratos, puedes decir: no me molestes más, no me caes bien y no me fío de ti.
Por ejemplo, si es al revés, no tienes porqué dejar que un hombre te acose, simplemente ignóralo, no hables con él y no des explicaciones, simplemente, prefieres no tener relación con él y estás en tu derecho. Da igual si piensan que eres una borde, una zorra o una arrogante.
Estoy hablando en general, pero no es fácil saber que esa persona es psicopática, sobre todo al principio.

En el caso de tener que tratar con un sujeto así, por obligaciones familiares o profesionales, la cosa se complica mucho, y no hay soluciones fáciles, la regla general sería:
1.TRAZAR LÍMITES
2.TENER MUCHA PACIENCIA
3.SABER DESCONECTAR DEL SUJETO

Yo mismo he recibido algunos mensajes de personas anónimas insultándome, amenazándome o queriendo "herirme" emocionalmente. Pero la propia forma de escribir esos mensajes ya me dice QUÉ CLASE DE BASURA ES QUIEN ME ESCRIBE. Por tanto, simplemente, borro los mensajes, bloqueo sus correos y me olvido de sus patéticas existencias.
Con esta gente no hay nada que discutir ni negociar.  Esta gente son una pérdida de tiempo y no se debe escuchar nada de lo que tengan que decir. Tampoco hay que dejar que nada de lo que hagan te afecte, tu vida debe estar centrada en otras cosas y en otra gente más valiosa, de tal forma, de que no tienes que hacer esfuerzo por ser indiferente a la gentuza, simplemente no significan nada en tu mente,

LA LACRA DE LO "POLITICAMENTE CORRECTO" Y CÓMO DESACTIVAR EL ATAQUE MAQUIAVÉLICO


Por Daniel Pérez




Si quieres descubrir al psicópata cotidiano, tienes que tener criterio propio, no el criterio de la educación oficial y los medios de comunicación.
En otras palabras, tienes que desarrollar la intuición y la atención más allá de lo que parece y fijarte en los hechos que se pueden probar.
Las personas malvadas suelen ser, en la mayoria de los casos y a excepción de los más tontos y abiertamente antisociales, personas impecables en su imagen y discurso.
Es muy probable que si ridiculizas su juego y contradicciones, te acusen de fascista, machista, fanático, loco, resentido y malo. 
Si es así, puedes estar seguro de que has acertado en la diana!, como se dice en castellano "quien se pica, ajos come"...
Así el Psicópata integrado se presenta como una buena persona, tolerante, con una imagen cordial y atractiva, acorde con su posición social...pero no es nada más que una presentación, porque por debajo hay una persona inferior, falsa y malévola.
La fachada social del Psicópata suele ser perfecta, y sus palabras son correctas (al menos mientras mantienen el control).
He recibido cientos de testimonios, y muchos me sorprenden por la preocupación que crea el chantaje del psicópata y que afecta tanto a sus víctimas. Cuando el psicópata amenaza con divulgar secretos, hacer públicas fotos comprometidas, arruinar la reputación social y lanzar calumnias entre los conocidos.
Entiendo que a todos nos gusta nuestra privacidad y la ley la protege (así que siempre que se pueda demostrar, está bien iniciar acciones legales contra este acoso). Pero suele pasar, que a veces, el "daño" ya está hecho. Parece ser que una de la tácticas favoritas es propagar que el hombre es un vago, infiel, machista  o impotente y la mujer una puta (en el sentido de mujerzuela, no de la profesión). A las mujeres les afecta especialmente su imagen social. 
Pues bien, yo tengo una muy buena respuesta ante estos ataques:
1.Si alguien te acusa de algo en público y lo puedes probar, no hace falta discutir nada, inicias una demanda judicial contra esa persona y punto.
2.Si te preocupa que haya rumores falsos que han puesto en circulación contra ti, solo tienes que pensar una cosa: si son falsos, ¿PORQUÉ TE PREOCUPAS?
3.Aún en el caso de que haya algo de verdad en esa campaña de desprestigio, ¿PORQUÉ TIENE QUE IMPORTARTE LA OPINIÓN DE OTRA PERSONA, MÁS AÚN, SI SE TRATA DE UN RETARDADO?
4.Aún en el caso de que se divulguen cosas ciertas que hiciste y prefieres olvidar o mantener en secreto, ¿PORQUÉ NO OLVIDAR EL TEMA Y SEGUIR TU VIDA?...AL FIN Y AL CABO, NO SE ACABA EL MUNDO... ejemplos son, el caso de mujeres que se encuentran con que hay fotos íntimas corriendo por ahí, si las hiciste fue una decisión voluntaria, ahora no vale lamentarse porque ya no puedes hacer nada...o quizá lo qué molesta más es que los demás vean una cara tuya que preferirías no enseñar...LA GENTE ES MUY COTILLA, PERO TODOS TIENEN SUS DEFECTOS, EN CUANTO PASE EL TIEMPO, YA NADIE SE ACORDARÁ DEL TEMA PORQUE TODOS TENEMOS COSAS MEJORES QUE HACER EN NUESTRA VIDA DIARIA.
En resumen, el chantaje se desactiva si no te importa. El propósito de la campaña de difamación es hacerte daño, si no te importa la más mínimo, frustas totalmente ese propósito, porque no te hace ningún daño.
Si te preocupan qué pensarán amigos y familiares, debes pensar que todos cometemos errores y que si creen antes a un tipejo o tipeja que se dedica a criticarte por la espalda,  o bien no te aprecian tanto o bien son un poco tontos.

Un último consejo, cuando alguien SE PRESENTA COMO UNA VÍCTIMA, SUELE SER LO CONTRARIO.


El/la psicópata ya demuestra su verdader catadura moral si se dedica a buscar a tontos a quienes usar para criticarte, con el tiempo quedará en evidencia.
Ya sé que puede parecer difícil, pero hay que tener la piel un poco dura ante estos ataques.

lunes, 10 de octubre de 2016

Olvídate ya de la persona-basura!


Por Daniel Pérez

Un cosa que se repite con cierta frecuencia, y que se constata a través de los testimonios de muchas personas que me consultan por haber estado en una relación con un/una psicópata, es la que sigue:

¿Cuándo me dejará el Psicópata en paz? y ¿Cuándo me olvidaré del Psicópata?

Esto es comprensible que se pregunte al principio, pero cuando han pasado años desde que el sujeto tóxico está lejos, lo único que demuestra es que la persona quiere seguir siendo una víctima....y eso son malas noticias.

El hecho de que se haya puesto de moda el término "complementario" (para describir a alguien que ha sido pareja de un/una psicópata y que queda "enganchado" casi de forma crónica a aquel), no ayuda nada.

Para comenzar, yo no creo en ese constructo del "complementario".

Es relativamente fácil olvidar al Psicópata, si uno quiere.

Naturalmente, hay que dejar pasar al tiempo y hay que esforzarse un poco, igual que una lesión física necesita tiempo y cuidados para sanar.

Dejando de lado casos excepcionales, como cuando compartes hijos con esos sujetos, casos en los que el "contacto cero" es imposible (lo que no quiere decir que no se puede superar y olvidar a esa gentuza), la mayor parte de veces no tienen nada que ver con las dos preguntas anteriores.

Mis respuestas son estas:

¿Cuándo vas a dejar tú al Psicópata? y ¿Cuándo vas a olvidar y enterrar al Psicópata?

En otras palabras, ¿cuándo vas a dejar de albergar esperanzas de que un día te pida perdón o se arrepienta? (eso nunca va a ocurrir).
¿Cuándo vas a dejar de recordar las humillaciones y dolor? (qué importa eso ahora en tu vida)
¿Cuándo vas a dejar las excusas y sacar a la persona-basura de tu vida? (o te gusta tener la fantasía de que hay un demonio en tu vida, quizá te sirve para darle sentido a tu existencia vacía., tal vez fantaseas con una gran venganza...)
¿Cuándo vas a entender que el Psicópata te olvidó hace mucho? (no debe causarte dolor saberlo, pero hay personas que no quieren saberlo...el/la Psicópata está metido en una nueva relación que acabará igual de mal)
¿Cuándo vas a coger "el toro por los cuernos" y olvidarte de esa basura humana? (Tienes que ser tú el que saca al Psicópata de tu vida)

Para mi hay un punto clave (que puede tardar más o menos en llegar pero acaba llegando si quieres)...cuando pasa un día entero sin pensar en esa persona-basura, quiere decir que ya estás olvidando.
Hay personas que me preguntan si eso es posible...no solo, es posible, es lógico.
Repito, llega un momento es que tú expulsas al Psicópata de tu vida, la gran pregunta es: no porque el Psicópata no desaparece de tu vida, sino, ¿porqué no sacas al Psicópata de tu vida?
Espero que entendáis por donde voy...

¿Cómo puede estar en tu vida o en tu mente una persona tan inferior? Es ridículo, un poco de dignidad y coraje es lo que necesitas.

domingo, 4 de septiembre de 2016

EL/LA PSICÓPATA CASI NUNCA SE MUESTRA SIN SU MÁSCARA



Por Daniel Pérez 


¿Porqué vengo repitiendo que es casi imposible identificar al Psicópata a nuestro alrededor?

El titular de este artículo es la razón.

El o la Psicópata casi nunca muestra cómo es realmente sin su disfraz social.

¿Porqué no quiere mostrarse tal y como es?

El Psicópata no es tonto y sabe que es lo que los demás en general, esperan de una persona en las relaciones cotidianas, dicho de otro manera, sabe cuáles son las normas sociales, las reglas del juego para la convivencia justa, responsable y considerada con los derechos de cada uno. Si, lo sabe, porque el Psicópata es una persona sin ningun problema mental que le impida entender y actuar a voluntad. Lo que ocurre es que el Psicópata es un tipo de persona distinta, y a este tipo de personas todas las normas sociales les importan una mierda, si se me permite ser un poco vulgar...

Entonces, el Psicópata, que a pesar de ser una persona bastante activa socialmente, es un introvertido en el fondo, tiene que usar un camuflaje de cara a los demás, que le haga parecer igual que el resto, porque de otra forma le sería muy difícil utilizar, manipular, parasitar y depredar a otros. Porque el Psicópata, es curioso, necesita a otros para vivir, los necesita como personajes accesorios en su propia película, para sentirse vivo, sentirse fuerte y matar su propio hastío, su propio aburrimiento debido a su vida de rata.

Después de estos años escribiendo sobre el Psicópata, no me malinterpretéis, no les tengo una antipatía especial, simplemente me parecen personas inútiles, patéticas, el nivel más bajo en la evolución humana. Tampoco siento pena por ellos, porque sé que son personas que pueden cambiar, por titánica que sea esta empresa,...pero no quieren ni les interesa.

Como se explica en el anterior artículo, del que soy co-autor junto a Eugenio Real, el Psicópata es una persona que en su fuero interno es sádica, desprecia a los demás seres humanos y desconfía de ellos, entiende las reglas del juego, pero no se puede poner en nuestro lugar para saber porqué actuamos de la forma en que la mayoría lo hacemos...además de carecer de la empatía para comprendernos, es esencial saber que carece de interés genuino en nadie que no sea él mismo, debido a su marcado narcisismo. Otra de sus señas de identidad es su personalidad histriónica, que precisamente es necesaria cuando quieres tratar con gente a la que desprecias pero no puedes evitar relacionarte con ellos porque necesitas engañar, dominar y destruirlos. De ahí sus rasgos de dramatismo, teatro, falsedad, exageración, fingimiento...

 

Aquí se plantea una cuestión importante si queremos proteger a la sociedad de estos sujetos, ¿entonces, no hay manera de descubrirlos antes de que sea tarde?

La respuesta es que no sé si la hay, pero al menos, no conozco a nadie que la haya puesto a prueba con éxito. Es muy, muy difícil detectar a un Psicópata a tiempo, pero no es imposible detectar sus actos a tiempo.

En otras palabras, El Psicópata, a primera vista puede llevar un disfraz de cualquier cosa, de ama de casa y madre abnegada, de profesional respetable y de aspecto impecable, de mujer maltratada por la vida, de hombre de éxito y fama, de chico con problemas de adaptación, de compañero de trabajo amable y cariñoso....

En este momento, aparte de la intuición, no hay manera de saberlo, mucho más cuando mucha gente, aún en la actualidad no sabe que existe el Psicópata, y si lo sabe, piensa que es un personaje como el típico maníaco homícida de las películas de Hollywood.

Cuando los problemas aparecen después de un tiempo, entonces, aunque no sepamos qué clase de persona y mentalidad tiene, si tenemos algo importante: LOS HECHOS. Los hechos no mienten, las opiniones, las excusas y las ideas, si.

Para dejar este punto más claro, usando un ejemplo gráfico y un poco absurdo, digamos que te encuentras a tu novia en la cama con el vecino. Tu novia se pone a llorar y te dice una de estas cosas: "es que no te comunicas conmigo, ya no me entiendes", "estoy avergonzada, yo no hago estas cosas", "el vecino me forzó, me sedujo", "estaba borracha, no sabía lo que hacía" o "la culpa es tuya", "sabes que estoy muy deprimida, estoy muy mal". Todo esto, si quieres detectar la conducta del Psicópata, es irrelevante, es un montón de mierda. Pero hay mucha gente que se traga las excusas, si estas van acompañadas de lágrimas y drama. Pero lo cierto, es que tu novia estaba en tu cama con el vecino.

Para que algunas feministas no se enfaden, aunque me da igual, vamos por otro ejemplo:

Ers una mujer sensible y comprensiva. Tu compañero en la empresa te pide un gran favor, tienes que ayudarle en secreto a terminar un proyecto importante que puede hacer que ascienda a un puesto alto y bien remunerado. Este hombre, lleva meses llevándote a casa en su coche tras trabajar, te sientes muy bien con él, hasta te ha confesado cosas muy íntimas porque te considera una gran persona. Te ha dicho que su hijo tiene cáncer, necesita costear su tratamiento y apenas puede dormir y rendir en el trabajo porque se pasa la noche cuidando de él. A pesar de lo fatigoso del trabajo, decides ayudarle, él te promete que está en deuda para toda la vida contigo.

Cuando vuelves de vacaciones, te encuentras que tu amigo ha presentado el proyecto en su nombre, ya no te acompaña a casa y además va diciendo por ahí que has intentado arruinar su trabajo. No solo eso, te enteras de que se ha pasado las vacaciones en un país tropical, y solo tiene una hija que vive con su ex mujer y de la que no se ocupa. Cuando le confrontas enfadada, te dice: "nadie te obligó a ayudarme", "yo nunca te dije que mi hijo tuviara cáncer", "eres un auténtica idiota", o "no seas pesada, no es para tanto, algún día te delvolveré el favor".

Una cosa son los hechos, otra cosa es la opinión o la interpretación que quieras hacer de ellos.

 

Pero antes de que sucedieran, en estos dos ejemplos, el Psicópata tenía dos disfraces, el de novia y el de compañero y amigo.

Vamos ahora, a la tercera posibilidad, ¿Existe algún momento es que el Psicópata salga a la calle sin la careta puesta, sin el personaje?

Pocas veces, pero si. Por lo menos yo he visto estos casos:

1-Cuando cree que nadie le observa o cuando la persona que le observa es indiferente para él/ella.

Es en ese momento en el que no tiene que fingir, bien por que no hay espectadores, o bien, porque hay algún transeunte anónimo que no pinta nada para él.

Por ejemplo, un chica vuelve a casa sola una noche, se le cruza un tipo, éste le dice algo obsceno, ella no le hace caso, él la mira con odio, hace un ademán de agredirle con la mano y le susurra: "puta asquerosa". Seguramente no lo habría hecho en otra situación.

2-Bajo un estrés abrumador o tras un shock repentino.

Por ejemplo, descubres que un simpático empleado que siempre está alardeando de lo honesto y buen trabajador que es, lleva tiempo robando fondos, tú y varias personas decidis tenderle una trampa y confrontarlo a los hechos, de repente, os mira con ojos de odio y dice "sois unos hijos de puta, a mi no me váis a joder".

Tienes una vecina muy agradable, siempre habláis y te explica sus problemas en el trabajo y con sus hijos. Te dice que eres un encanto por escucharla, los fines de semana te trae un poco de pastel que ha hecho ella. Un día, te lleva en coche a casa, cuando de repente, otra mujer pasa muy cerca con su coche y le rompe el retrovisor. De repente, oyes a tu vecina chillar "puta subnormal", coge el retrovisor que está colgando, lo arranca y se lo lanza a la otra conductora, que asustada, no se atreve a salir del coche.

3-Cuando ya está harto de fingir en la intimidad.

Esto sucede cuando su pareja ya le aburre, está buscando a otro/a, ya se ha cansado de destruir psicologicamente a la actual.

En estos casos, estos sujetos actúan de dos formas, con desprecio abierto, caprichos continuos, descalificaciones, ridiculizando y amenazando. Pero después salen a la calle y parecen una persona totalmente diferente, especialmente con ciertas personas son encantadores.

Eres testigo perplejo de dos personalidades distintas.

Otras veces, debido a su ensimismamiento, se callan durante horas con "cara de perro", como si les debieras algo, como si fueras muy aburrido o como si les hubieras ofendido.

Cuando se relacionan con otros, son todo lo contrario, son alegres, el alma de la fiesta.

4-Cuando su forma de ser encaja con la situación.

Esto es mucho más raro, pero está claro que el Psicópata en según que situación, puede mostrarse tal como es y hacer lo que le apetece porque no está tan mal visto. Por ejemplo, un torturador, un mafioso, etc...

5-Cuando le descubres o le hieres.

Cuando descubres a uno de estos tipejos, no suelen tomarlo bien, es de alguna forma, una de las pocas veces en que les interesa la opinión de otro que no sean ellos mismos.

Así, si finalmente, tras muchas dudas, confusión y penalidades, te enfrentas a ellos y le dices lo que sabes, es posible que monten en cólera. Verás en ese momento un odio puro, un odio que siempre ha estado, pero que ellos camuflaban para poder estar cerca.

El Psicópata, incluso cuando todo va bien, al principio de cualquier relación, y te dice tiernamente que te quiere, en realidad ya siente un profundo odio y desprecio por ti. Precisamente por eso, necesita ponerse la máscara, no sea que la víctima salga corriendo o responda de forma hostil.

Tengo un ejemplo real que ilustra este punto, vas paseando con tu mujer, ella siempre está haciendo mimos y carantoñas a los niños pequeños de sus conocidas, es muy sensible (según dice ella misma), siempre llora con las películas románticas. De repente, al doblar la calle, un niño pequeño de unos 3 o 4 años con una bicicleta de juguete choca contra su pierna, obviamente le ha dolido. De repente, en una décima de segundo, ves con horror que tu mujer mira con un odio asesino al niño, "puto niño de mierda" le oyes murmurar, está a punto de ¡soltarle un puñetazo!, al momento aparece la madre del niño corriendo y disculpándose....tu mujer, en una milésima de segundo, como un reflejo robótico, exhibe una sonrisa falsa a la madre y dice "no pasa nada, no pasa nada..."....continuáis el paseo, le miras todavía asombrado y preguntas "estás bien?"...ella te mira en silencio, con odio a ti también....

Vuelves a casa pensando, sin decir palabra, has visto a una persona distinta, malévola, rencorosa, falsa y sucia....tienes una sensación de desazón, perturbadora....sabes que en el fondo has visto a tu verdadera mujer...la que aparece de vez en cuando cuando se le cae el maquillaje...y es muy fea....¿quieres realmente saberlo o prefieres estar al lado del fantasma?