miércoles, 6 de julio de 2016

ALGUNAS IDEAS PARA DISMINUIR EL AUMENTO DE PERSONAS CON UN “CARÁCTER AMORAL”


Por Daniel Pérez

Como vengo diciendo, todavía hay muchos que piensan que los psicólogos lo solucionan todo, que las personas con mala conducta o que causan problemas a otros necesitan un tratamiento, que seguro que son defectuosas de alguna manera.
Todo esto también lo sabe el Psicópata y otras personalidades con poca conciencia moral. Y se aprovechan de ello. Estas personas no son los ciudadanos típicos, neuróticos y estresados ...de hecho, son una minoría responsable de la mitad de fraudes, engaños y crímenes que se cometen en todas partes. En realidad, no son ellos los que necesitan ayuda, es el resto de la sociedad la que necesita ayuda!
Por ahora, no hay tratamiento efectivo para cambiar un poco la peculiar psicología de estos individuos, pero si sabemos 2 cosas que tienen que ver con la prevención primaria:

1-es necesario identificarlos temprano, o sea, detectar los signos tempranos de esta forma de ser y ver el mundo desde la niñez o la adolescencia

2-intervenir a esa edad para encauzar en lo posible a esa persona, y evitar, en lo posible que en la edad adulta se convierta en un personaje malicioso, puede que no sea un santo, pero al menos, que tenga cierta consideración hacia los demás

Qué pueden hacer padres (sobre todo) y educadores:

-Recompensar los valores prosociales,  por ejemplo, el esfuerzo, altruismo o generosidad. No reforzar cosas que no tienen mérito, la belleza o la inteligencia  (cosas con las que se nace), o sea, no reforzar el narcisismo o el egoísmo

-Menos reglas rígidas y forzadas. Más responsabilidad.

-Castigo. El castigo no es la mejor manera de educar, pero usado correctamente es un buen inhibidor del comportamiento si cumple 3 condiciones: debe ser inmediato, inevitable y con suficiente poder aversivo

-Enseñanza de unas reglas básicas de decencia. Respeto y consideración por los demás

-Promover la responsabilidad individual. Aquí los padres deben proporcionar: afecto, esfuerzo, disciplina correcta y actuar como un modelo adecuado. Aquí podríamos hablar del problema de muchos miembros de nuestra sociedad que no están capacitados moralmente para esta responsabilidad. Aunque suene políticamente incorrecto, la falta de una figura paterna en muchos hogares contribuye al desarrollo de tantos jóvenes con caracteres defectuosos.

-Honestidad social. Desde luego, la cultura y los medios actuales contribuyen a que la Psicopatía no sólo aumente, sino que sea el modelo deseable, el hombre moderno amoral, infantil y ultra egocéntrico.