domingo, 24 de julio de 2016

ESTRÉS POST - TRAUMÁTICO TRAS LA CONVIVENCIA CON UN PSICÓPATA




Por Daniel Pérez

El caso de las relaciones con personas de la Tríada Oscura (Psicópatas, Narcisistas y Maquiavélicos) es del tipo "no puedo vivir sin ti pero tampoco contigo".
Por la experiencia sé que cuanto más ha durado la relación, más complicado es recuperarse una vez que eres libre (cuando debería ser más fácil).


Es posible que las personas sufran una especie de Síndrome de Estrés Post- Traumático complicado. Complicado porque, con frecuencia, las "víctimas" aún no saben muy bien qué diablos ha pasado.
Es bastante habitual que además se produzca una especie de Síndrome parecido al de una Adicción.
Es muy inquietante como el Psicópata crea esa especie de "Gancho psicopático".
Antes de enumerar algunos de los signos y síntomas que se aprecian con mayor frecuencia, debo decir que hay dos cosas que dificultan el proceso de superar la ruptura (recordemos, que una ruptura con una pareja así es un motivo de alegría):


1-La ignorancia del verdadero problema.
Desgraciadamente hay una serie de tópicos a nivel popular que no ayudan nada. La gente habla de lo que no tiene ni idea. Aquí no sirven tópicos como: "seguro que la otra parte también lo está pasando mal", "los dos tenéis culpa de que se acabe", "no es para tanto"....
El gran problema, el que, si podemos solucionar, resuelve el 50% del sufrimiento de golpe, es que la víctima no sabe porqué su ex se comporta así, no sabe que es un PSICÓPATA....y tampoco sabe que significa "Psicópata".
De ahí la gran desesperación, confusión, culpa, rabia y depresión.
Siendo franco, el ex Psicópata no está sintiendo ninguna pena por ti, al contrario, disfruta si llega a saber que lo pasas mal, de hecho, esa persona nunca tuvo ningún interés en tu felicidad, sino más bien en qué podías darle a él/ella. Es más, si acabas de pasar por el abandono de una persona así, puedes estar seguro de que ya hace tiempo que está con otra persona inocente y ya tiene una nueva relación.


2-La falta de medidas oportunas una vez identificado el problema.
Para mi estas medidas son muchas, pero se pueden resumir en: CONTACTO CERO, APOYO FAMILIAR/AMISTADES/PROFESIONAL (mejor si son psicólogos con experiencia en estos casos), ESTILO DE VIDA ACTIVO (cuidarse, hacer ejercicio, centrarse en aficiones, estudios interesantes, etc...)


Un medio de orden superior es la práctica de la Meditación, Chikung, Yoga que puede acelerar la recuperación de manera sorprendente...pero solo con un muy buen profesor, de lo contrario no ayudará mucho (buenos maestros hay pocos y hay que buscarlos).


Paso a enumerar algunos de los signos que aparecen tras la ruptura:
-Depresión, a veces puede llegar a ser grave, con ideación suicida.
-Ansiedad, incluyendo ataques de pánico diurnos y nocturnos.
-Falta de apetito
-Baja autoestima
-Obsesión, pensamientos que recuerdan detalles de la relación durante horas cada día
-Irritabilidad, a veces, puede llegar a ser rabia hostil
-Pensamientos de venganza
-Pesadillas frecuentes en las que aparece directamente o de forma simbólica el sujeto

Esto suele pasar con el tiempo, especialmente si se mantiene el contacto cero y se busca ayuda. Pero hay personas que no quieren soltar este peso, haciendo de este rencor el centro de su vida, su objetivo vital, en cierto modo se vuelven adictos a él. En estos casos, tristemente, se produce un cierto cambio de la personalidad, es triste y produce escalofríos pensar que algunas víctimas "adquieren" ciertos rasgos de dureza emocional, cinismo y egocentrismo que son similares a los de la Psicopatía.
Afortunadamente, este cambio no tiene porque ser estable, ya que son en cierto modo, reacciones defensivas, a no ser que la persona quiera.