domingo, 24 de julio de 2016

LA ÚNICA ACTUACIÓN POSIBLE: INTERVENCIÓN PRIMARIA DE 2 TIPOS


Por Daniel Pérez

Aunque haya gente que ante la evidencia que nos muestran los medios de comunicación a diario (por cierto, el tema de los medios es motivo de otro artículo), siga pensando que los timos, abusos, crímenes, etc....son obra de personas con taras, desequilibrados, etc.. lo cierto es que no hay pruebas concluyentes de que ciertas personas estén predestinadas al crimen porque tienen fallos, lesiones, o mal funcionamiento a nivel fisio-neurológico.

En pocas palabras, las posiciones extremistas del tipo "la sociedad lo ha hecho malo" o "está mal de la cabeza" no son lógicas ni solucionan nada.
Ni todo el mundo es bueno ni todo el mundo es malo....la mayoría están en medio.


Dicho esto, es muy poco lo que hay hoy día para tratar a Psicópatas, "tratamiento" es una palabra engañosa, ya que da la idea de que hay qué tratar algo, o sea, hay alguna psicopatología...y no es el caso. Se trata más bien de modificar los pensamientos, actitudes y sobre todo, moderar las conductas del Psicópata. Para que se entienda, hacerle ver que hay otras formas de hacer las cosas para conseguir lo que quiere que le son más ventajosas y le evitan la desaprobación social y los problemas.


Aunque hay personas que dicen haber tratado con éxito a estos sujetos, sobre todo con intervenciones cognitivo-conductuales, los estudios, hoy por hoy, muestran un panorama desolador.
El Psicópata es bastante intratable y su forma de ser bastante inmune a ser modificada.
Esto no quiere decir que no se siga investigando y que no se intente todo lo posible, que remedio!


Pero, con los Psicópatas hasta ahora nos encontramos con 4 situaciones generales:
-La mayoría pasan desapercibidos en medio de la población
-Los pocos que se tratan es por otros problemas, adicciones, agresividad, desánimo cuando las cosas no le salen como quiere, etc...
-Los psicólogos clínicos se encuentran 2 escollos; el psicópata no quiere colaborar en cambiar algo de si mismo y además, es molesto, problemático y perturbador.
-Los Psicópatas criminales que siguen los tratamientos comunes en prisión, por ejemplo, para la conducta violenta, EMPEORAN su comportamiento, no mejoran, por tanto el tratamiento con ellos es contraproducente.


Dicho esto, hay una esperanza en la INTERVENCIÓN PRIMARIA, esto es, en la edad infantil y juvenil, cuando esta forma de ser comienza a manifestarse. Es el único momento donde se puede, quizá no modificar, pero si moderar esta nefasta forma de ser.
Para esto, claro está, hace falta una DETECCIÓN precoz de las actitudes que son predictores de la Psicopatía, tanto internas (frialdad emocional, dureza, egocentrismo, manipulación...), como externas (obstinación, violencia, engaño, indisciplina repetitiva y grave, insensibilidad al castigo, etc...).


Para mi, una manera de reducir la Psicopatía en la Intervención primaria es a través de dos factores que se influyen mutuamente:
1-Detectar los signos en el niño e intentar modificarlos con supervisión profesional, disciplina consistente, intentando crear un vínculo emocional con los padres y potenciando las virtudes del niño a través de medios prosociales.


2-Detectar el estilo paterno de crianza, dicho de otro modo, si los padres no son cariñosos con sus bebés o tienen un estilo de vida antisocial, o son negligentes en los cuidados o en la disciplina a sus hijos, habría que orientarles...y en casos extremos quitarles la custodia de sus hijos.