miércoles, 30 de diciembre de 2015

Ideas para prevenir el aumento de sociópatas y psicópatas


Por Daniel Pérez 

En este tema, a la hora observar un fenómeno tan delicado como controvertido y universal, no hay soluciones fáciles.

Para comenzar, hay disparidad de opiniones, para algunos,  la psicopatía no existe, es solo un concepto moralista. Para otros, estas personas tienen carencias, además de "fallos" neurológicos de serie, otros opinan que solo son el fruto de estilos de crianza defectuosos o del ambiente....en fin, todavía hay gente discutiendo si se trata de mala semilla, malos padres o ambos?

Yo creo, y no soy el único, que el psicópata y el sociópata no tienen fallo alguno, no padecen ninguna psicopatología y además, no siempre provienen de ambientes desfavorecidos, hostiles o familias incompetentes.

Estas personas son normales, lo que no significa que no puedan tener un sistema nervioso hipo reactivo,  poco sensible a estímulos aversivos o un procesamiento de la información extraño (hay que tener en cuenta que otras personas tienen un temperamento duro y no llegan a convertirse en psicópatas, al igual que hay gente que procesa la información emocional de forma distinta y no por ello despliega otros rasgos característicos de la psicopatía).

Lo mismo ocurre con los factores ambientales adversos, la mayoría de niños maltratados no son psicópatas cuando se hacen adultos, tampoco crecer en un ambiente marginal y criminógeno, aunque influya, convierte necesariamente al sujeto en un sociópata.

El psicópata es el resultado de un temperamento duro, una crianza mediocre y un estilo de moverse por el mundo que refleja su propia psicología, del aprendizaje de unos valores desviados y egocéntricos...todo ello junto, o sea, el resultado de múltiples factores.

Entonces, cuáles son mis ideas para reducir el número y el impacto de esta gente tan conflictiva?

No hay soluciones fáciles, pero ahí va:

1. Información.
Cuanta más gente conozca este tema y mayor sea la información veraz, más cerca de reducir el impacto nocivo.

2. Detección precoz.
No hay tratamiento para ellos, porque tratar una supuesta enfermedad que no existe, no tiene sentido. Sin embargo, sabemos que está gente no cambia de la noche a la mañana, su forma de ser ya da muestras de alarma en la niñez y en la adolescencia (por cierto, muchos adolescentes tienen comportamientos típicos de la psicopatía pero eso no significa que acaben siendo psicópatas)

3. Orientación a los padres.
Hay personas, por mal que suene esto, que no deberían ser padres. Como esto es difícil de controlar, sería bueno orientar a los padres sobre cómo educar a sus hijos, con la disciplina y el afecto necesarios y justos

4. Formación específica para profesionales.
La mayoría de psicólogos, pedagogos, etc...no están preparados para detectar y tratar con esta gente, se requiere una metodología y mucha información y sangre fría para ello

5. Educación 
El modelo educativo debería promover valores positivos como el compañerismo, compasión, esfuerzo y otros valores prosociales, en detrimento de la competición y el individualismo.
De igual forma, se debería educar de forma personalizada al niño, para entendernos, hay niños que son guerreros, otros son poetas, otros, artesanos (parafraseando a mi sabio amigo José Olivés Puig)

6. Medios de comunicación y cultura popular.
Sin duda, la imagen de éxito promovida hoy día por la tv, cine, redes sociales, etc...no ayuda mucho a ver a los demás como seres con derechos, en lugar de consideración, lo que las personas ven es superficialidad, búsqueda a toda costa de placer y diversión, narcisismo y egocentrismo, la ley del más fuerte, el valor de las apariencias y desprecio por lo espiritual en favor de posesiones materiales efímeras.