martes, 28 de octubre de 2014

Psicopatía infanto-juvenil

En este artículo voy a hablar de un tema que mucha gente prefiere no creer, la psicopatía en niños y adolescentes. 
Hay tres cosas importantes a tener en cuenta, no es habitual diagnosticar la psicopatía a un menor de edad, aunque se suelen usar etiquetas tales como Trastorno Disocial o trastorno negativista desafiante, etc...
Por otro lado, cuando una persona muestra rasgos y actitudes psicopáticas; el único momento, al menos hasta ahora, en el que se puede intervenir para enderezar un poco el rumbo y evitar que se convierta en una persona más intratable en la edad adulta, es a edad temprana. Por último, muchos adolescentes y algunos niños se comportan de forma parecida al psicópata, es decir, son egoístas, superficiales y embusteros... pero eso no quiere decir que vayan a ser psicópatas cuando sean mayores.
La hipótesis de que el psicópata es una persona inmadura, que tiene un comportamiento de adolescente malcriado toda la vida, como si hubiera habido un desarrollo defectuoso de su personalidad, no va muy desencaminada. 
 Por otro lado, como bien sabemos, una persona no nace como una hoja en blanco, su temperamento está influido por aspectos físicos y fisiológicos. En otras palabras, su propia estructura corporal, su constitución y la forma en cómo se activa su sistema nervioso ( más o menos reactivo o sensible a estímulos externos e internos) actúan para que un niño sea más proclive a la acción y menos afectado por el miedo o la ansiedad, por ejemplo. Esto sería el campo donde podría desarrollarse la psicopatía pero no la causa.
Mucho más importante sería el estilo de crianza; la educación, junto a la cultura y ambiente que rodea a ese niño y sus propias experiencias vitales mientras crece, lo que finalmente acaba formando esta oscura forma de ser. Por esta razón, el aumento preocupante de actitudes violentas y crueles entre niños y de niños hacia sus padres, se debe tanto a una cultura social del individualismo, exhibicionismo extremo y anomia, como a una falta de coherencia, autoridad y atención por parte de los padres.
En este sentido, la frase de Javier Urra, con un gran sentido común que se echa a faltar a veces en los medios de comunicación y en las redes sociales, es una pista: "los niños tienen derecho a ser castigados'. 
Por tanto, como ya venimos diciendo, la psicopatía, es el resultado de tanto factores biológicos; como ambientales, educativos y del desarrollo propio de cada individuo.  Estoy muy en desacuerdo con algunas personas que proponen que la psicopatía es una patología con un origen biofisiológico, estas personas parecen olvidar que la mayoría de los rasgos de la psicopatía son normales en todas las personas, pero los psicópatas simplemente difieren en grado y en que no sienten que su forma de actuar y pensar sea incorrecta, al contrario, no sienten ningún cargo de conciencia por ello.

¿Qué pueden hacer los padres que tengan hijos muy problemáticos?.... buscar ayuda de expertos. Esto no es sólo por su propia tranquilidad sino por el futuro de sus propios hijos. Como he mencionado antes, si hay algún momento en el que se puede actuar, ese es cuanto más temprano, mejor.... las personas adultas lo tienen mucho más difícil para cambiar su forma de ser, más cuando no tienes ningunas ganas de hacerlo.
Cuando un adolescente es violento con sus padres u otras personas, comienza a cometer delitos, o bien muestra una gran insensibilidad y egocentrismo.... no se trata de un cambio de la noche a la mañana, en muchos casos, aunque no todos, los padres no supieron o no quisieron imponer disciplina o un castigo mucho tiempo antes, cuando los signos eran más leves. Por lo que sabemos con niños y adolescentes antisociales, tanto ser demasiado laxo y liberal, como demasiado autoritario y rígido.... o simplemente estar ausente y no compartir mucho tiempo con los hijos, son factores de riesgo.

Para acabar, nunca está de más recordar el viejo dicho: no hay mejor enseñanza que predicar con el ejemplo. Además, sería bueno que los medios de comunicación y  en la sociedad en general, se promoviesen actitudes prosociales y moralmente justas como algo deseable y admirable... en lugar de bombardearnos todos los días con violencia, superficialidad y cosas negativas. Dicho de otro modo, que los caraduras y los chulos no sean vistos como ejemplos de éxito. Desde luego, algunos casos que hemos visto recientemente de violencia gratuita y cruel por parte de adolescentes, apunta a personalidades de este tipo. Por otra parte, estos días, tenemos el caso de un joven, que ha conseguido codearse con gente poderosa, empresarios, políticos, etc... y fabricarse un personaje que consigue embaucar a muchos, incluso financiarse gracias a su tremenda capacidad de engaño y desparpajo.... ¿un psicópata adolescente simpático? Esta persona no sólo tiene talento natural, sino que ha aprendido a apelar a los instintos más simples de los demás, orgullo, estatus...." una sabandija adolescente en medio de trepas, pelotas, burócratas y tontos".

En cuanto al niño psicópata, ha habido algunos casos que han despertado gran desasosiego, uno de hace unos años está ilustrado por la foto de este artículo, uno de los dos niños que secuestraron, torturaron, mutilaron y asesinaron al pequeño de 3 años J. Bulger. Afortunadamente, estos casos son raros.

En resumen, cuando un niño o un adolescente, aparentemente normal, muestra unas actitudes que nos hieren y asombran por su crueldad y su total desprecio por los derechos de los demás....estamos ante una señal de alarma.

Daniel Pérez