jueves, 11 de septiembre de 2014

TESTIMONIO: OLVIDAR AL CARADURA-PSICÓPATA Y CONTINUAR CON LO TUYO


En este maravilloso testimonio de una psicóloga y amiga de Costa Rica se demuestra que si uno quiere superar al Psicópata, no solo es posible, si no que es sencillo; simplemente hay que olvidarle para siempre, como si estuviera muerto.



Hola Daniel, cómo te va?
 Hace unos días me dio curiosidad por leer los nuevos artículos de tu blog y he de confesarte que los disfrute muchísimo, pero a ver no me mal entiendas, no en el mal sentido de la palabra, más bien creo que es parte de esa sensación de liberación que uno experimenta cuando ha superado la caótica parte inicial de la ruptura y crisis, pero sobretodo de esa sensación de realidad que empieza a aflorar en esa mente antes enajenada que empieza a despertar. Hoy, a dos años de mi ruptura te puedo decir que me siento absolutamente feliz, empecé por pequeños cambios en mi espacio personal, en mi oficina, luego cambios en mi manera de arreglarme y más recientemente, me inscribí en el gimnasio y ahora no pasa un día sin que practique deporte, he aprendido a quererme, a valorarme y sabes algo? Hoy quiero agradecerte tu infinita ayuda porque a kilómetros de distancia y sin conocerme siempre estuviste ahí, no sólo con los auténticos artículos de tu blog que estoy segura han ayudado a muchas personas, sino también porque siempre que durante mi proceso te escribí mis inquietudes, me tendiste la mano. 

Como psicóloga, puedo decirte que en mi desesperación inicial, me comí horas buscando en Internet libros, artículos, cualquier cosa para paliar un poco el dolor, y si encontré mucha información, pero de esa que te encuentras en manuales de clasificación, nada realmente humano, nada que tocara las emociones hasta al más humilde de los desventurados, como lo hace tu blog, ya que además de escribir muy bien eres incisivo, mordaz y a ratos hasta cómico. 

Me llamaron la atención los dos últimos testimonios que publicaste, así como tu artículo sobre los grupos de apoyo. Los testimonios de estos dos muchachos, porque deja ver nítidamente el concepto de presa que tuvieron para esas dos ratas. Como midieron sus sentimientos, sus recursos y sus debilidades, como fueron cayendo en esa red para luego ser abandonados y quedar desconcertados como quedamos todos. Con respecto a lo de los grupos de apoyo me pareció un artículo muy sensato, es como exaltar a esas ratas y mantenerlas vivas sesión a sesión, cuando lo sano es olvidar y continuar. 

Bueno Daniel no te quito más tiempo, te doy una idea para un nuevo artículo: niños con conductas psicópatas ( hay algunos terriblemente manipuladores y utilitarios) claro se que no son aún maestros, pero la semilla de ese árbol podrido a mi parecer ahí va creciendo. 

Saludos hasta España. 

P. 

Daniel, claro que puedes publicar el articulo, así tal cual o con los cambios que sientas convenientes, me parece que podría ser un ejemplo de esperanza para los que están pegados en esa telaraña espantosa y sienten que no volverán a ver la luz; claro tu y yo sabemos que hay que poner voluntad, a veces las personas no entienden que el dolor no se cura con pastillas, se necesita un trabajo psicológico importante y a veces ayuda profesional, pero sobre todo voluntad de cambio.
P.