domingo, 29 de julio de 2012

PSICÓPATAS ENTRE NOSOTROS


LOS PSICÓPATAS: MALICIA TRAS UNA MÁSCARA DE BONDAD

Naturalmente, es fácil utilizar el término "psicópata" (que vamos a usar como sinónimo de persona muy poco humana) a "toro pasado", por ejemplo, cuando vemos en las noticias los casos extremos de asesinos en serie...o cuando observamos la historia, Hitler, Hussein, Stalin, etc... Igual ocurre con los personajes cinematográficos o en las novelas, por ejemplo, Alex, el protagonista de la Naranja Mecánica.

Sin embargo, no vemos al psicópata entre nosotros, que aparece en la tv cada semana, o nos saluda al salir de casa. En estos momentos muchas personas con esta peculiar y poco recomendable forma de ser están en el mundo empresarial, financiero y gubernamental. El efecto es justamente el mismo que el psicópata que tiraniza y tortura psicologicamente en privado a su familia...la única diferencia es que unos lo hacen a gran escala, creando una dictadura, una matanza o una crisis económica en la que muchos son esclavizados por unos pocos, disfrutan ejerciendo el poder y la dominación, que como vamos a explicar es una de las motivaciones principales de sus vidas.

PSICÓPATAS ENTRE NOSOTROS

Ya he hablado mucho en multitud de artículos sobre cómo es este personaje. Si usted decide no creer que existen personas tan malevolentes es cosas suya y tiene todo el derecho. En realidad, eso a mi no me importa en absoluto, sin embargo, este blog pretende ser de ayuda a personas abiertas de mente, y sobre todo, a personas que han tenido La mala suerte de convivir, hacer negocios o tener relaciones íntimas con estos personajes tan curiosos como caraduras.

Los Psicópatas son personas tan distintas y al mismo tiempo tan normales, que se hace casi imposible saber que estás tratando con uno/una hasta que ya es tarde.

Normales, si, en efecto, incluso algunos de ellos tienen una buena reputación y son muy agradables a primera vista. No padecen ninguna enfermedad mental, pueden razonar muy bien e incluso le darán discursos sobre moralidad (aunque ellos son totalmente amorales). Tienen sus trabajos, familias, amistades y aficiones.

Distintos, si, también. Y mucho. De hecho, tras su máscara de cordura y normalidad, existe una gran diferencia: ellos carecen y además, no tienen interés en ello, de las cualidades humanas más elevadas, como la compasión, amor, lealtad, trascendencia... En ese sentido, es como he leído en alguna parte, una especie de subespecie ¿humana?...la diferencia entre razas, sexos y culturas es visible, pero en el caso que nos ocupa, es interna.

Es comprensible que se haga difícil comprender a estas personas, es normal, ya que su forma de sentir y sus objetivos vitales no son los mismos que los de la mayoría de gente....y como es lógico, no es fácil entender lo que no se ha experimentado directamente. Como explica el experto mundial en psicopatía, R. Hare:

"El engaño y la manipulación son talentos naturales en el psicópata....además muestran una sorprendente falta de preocupación por los devastadores efectos que sus acciones causan a los demás".

Y añade:

"Imaginar el mundo tal y como lo experimentan los psicópatas es casi imposible".

Los psicópatas son, como bien saben muchos terapeutas, bastante intratables y muy perturbadores como pacientes. Es habitual que engañen a muchos profesionales.
(He conocido personalmente a dos psicólogas con experiencia que fueron engañadas por una psicópata hasta el punto de creer que era una persona maltratada y sensible).

Los psicópatas son diferentes pero no enfermos, es sencillo, son así y punto.

Por supuesto, a pesar de que se encuentran en cualquier ámbito, por su forma de ser, hay profesiones y ambientes donde "abundan", aparte del mundo de la delincuencia y de los delitos de guante blanco, la mayoría de ellos, llevan una vida normal, pueden ser abogados, médicos, policías, artistas, comerciales, religiosos, etc....profesión que les sirve no solo para ganar dinero, sino para crear una fachada social respetable de normalidad. Muy a menudo, se encuentran en posiciones de poder e influencia.

Ellos experimentan placer de forma distinta, a través del control y el poder, eso les encanta y de hecho, es parte de su naturaleza, incluído el placer que sienten causando dolor a otros.

Pero como venimos diciendo, el psicópata utiliza un disfraz, no solemos ver lo que realmente hace si no lo que él quiere que veamos.

Se viene discutiendo si el Psicópata sabe que es distinto a los demás. Mi parecer es que si. De igual forma que una persona sabe si es más inteligente que la media, ellos saben que son así y pueden sospechar que otros lo sean. El hecho de que sean tan buenos imitando las emociones, y que al tiempo, escondan su verdadera cara es una evidencia más que suficiente.

Aunque muchos acaban en prisión, no sea tan inocente de pensar que es allí donde están la mayoría de ellos, lo cierto es que no, están alrededor nuestro, suelen herir y dominar a los otros mentalmente, la violencia física es solo el recurso de unos pocos.

Es curioso, que en la era del hedonismo, egoísmo y creerse más listo que nadie, la mayoría de gente es muy inocente. Esa candidez es la que hace que mucha gente no crea en el psicópata o prefiera no pensarlo...y también una cualidad que los psicópatas saben utilizar a su favor.

Lo que les falta a estos personajes son las cualidades que nos permiten vivir en sociedad, para ellos el juego sucio es lo normal, el respeto y la honestidad son chorradas. Son moralmente depravados, pero saben cuando hay que mostrar cara de pena o una sonrisa, en otras palabras, saben las reglas del juego, pero solo para disimular sus verdaderas intenciones.

No intente utilizar el razonamiento para sus conductas, utilice el sentido común y la intuición.

Recuerde que para poder seguir viviendo entre nosotros, necesitan ocultar su verdadero rostro, ellos saben poner cara de poker, como suele decirse: "te dan una palmadita en la espalda mientras piensan en cómo darte una puñalada".

A una escala mayor, cuando muchos psicópatas gobiernan un país, este exhibe rasgos psicopáticos, por ejemplo, corrupción, superficialidad e inmoralidad.

Para los psicópatas, la gente decente son tontos. Las personas débiles y vunerables son objetivos de los que aprovecharse, con frecuencia se burlan de sus víctimas en lugar de compadecerlas.


Como explica otro experto, el Dr. Meloy, para el psicópata el placer y la alegría de los demás solo le despierta envidia. Al inflingir daño a otros, se siente satisfecho. Utilizará la burla y la manipulación especialmente contra las personas más nobles y bondadosas.

 

Como vemos, el panorama no es muy alentador, sin embargo, debemos tener tres cosas en mente:

- no todas las personas que cometen acciones dañinas son psicópatas, de forma que es importante evitar el tachar a alguien con esa etiqueta,

- cada vez hay más información y más investigación sobre este problema social

- se puede sospechar de algunas personas y también nos podemos proteger contra sus abusos y manipulaciones...pero primero tenemos que conocernos a nosotros mismos y seguir unos principios de respeto mutuo y humanidad, valores que son la antítesis de la Psicopatía.


Daniel Pérez