domingo, 8 de julio de 2012

¿Porqué nos fascinan los psicópatas?....y la cruda, triste y aburrida realidad







No solo en la ficción nos fascinan los asesinos en serie (casos extremos de Psicopatía), si no que además mucha gente incluso admira a psicópatas integrados (bien adaptados y ocultos entre nosotros), por ejemplo, a delincuentes de cuello blanco o personajes de un estatus social alto.

Quizá porque muchos de nosotros tenemos algunos rasgos que coinciden en algunos aspectos....o porque en ocasiones nos gustaría tener la caradura, la audacia, el don de gentes para vivir del cuento, desinhibirnos, o simplemente, poder vengarnos de alguien sin tener que rendir cuentas a esa parte de nuestra mente que está ausente en los psicópatas, nuestra conciencia moral.

Vemos a menudo, que estos sujetos parecen triunfadores, femmes fatales, seductores, tiburones de los negocios, tíos con cojones para hacer lo que los demás no se atreven a hacer...

En mi opinión hay una cosa que a la mayoría de gente le atrae de estos sujetos, y esta cosa es la siguiente:

¿Cómo pueden llevar a cabo las cosas que hacen?

En resumen, ¿cómo pueden cometer crímenes a sangre fría, absurdos en ocasiones?, ¿Cómo pueden engañar a tanta gente?, ¿cómo pueden tener tanta cara, mentir con tanto desparpajo?, ¿Cómo pueden algunos de ellos, dirigir bancos, medios de comunicación, ejercitos y hasta países? ¿Cómo ha sido este vecino, aquel policía, ese médico, el panadero o mi mujer capaz de hacer tal o cual cosa?.

La respuesta de la mayoría de personas, incluída la prensa y los medios (con su sensacionalismo y desinformación) es que deben de tener algún tipo de problema mental, están enfermos, o bien, fueron maltratados, o tal vez han actuado en un arrebato...

En este sentido, es realmente preocupante, patético y ridículo observar como muchas asesinos despiadados que se encuentran en prisión reciben numerosas cartas de admiradoras y enamoradas, algunas de las cuales, sostienen que detrás de esos asesinos se encuentra una persona que lo ha pasado muy mal y merece una oportunidad, una persona que puede redimirse con amor.

En mi opinión, si hay alguien psicologicamente enfermo en esta situación son estas personas que admiran, quedan fascinadas o incluso, se enamoran de asesinos, violadores, etc...

Afortunadamente, ese es un caso extremo, pero el público en general, cosa por otro lado lógica para proteger nuestra visión del mundo, buscará mil razones para los comportamientos amorales, crueles y despiadados de los Psicópatas...esas razones provienen de dos ideas muy generalizadas:

1-todas las personas son iguales, tienen las mismas necesidades, piensan y sienten de modo parecido.

2-nadie es malo, las personas cometen a veces malas acciones por diversas circunstancias, pero en el fondo, son buenos.

Hasta ahora hemos comentado porque nos fascinan los Psicópatas y porque somos proclives a busar razones para sus inexplicables estilos de vida. La segunda parte de este artículo se llama "y la cruda, triste y aburrida realidad"...veamos porqué:

1-No todas las personas son iguales, las hay introvertidas,
extrovertidas, sensibles, insensibles, profundas, superficiales, honestas, deshonestas, sinceras, mentirosas, buenas, maliciosas, maduras, inmaduras, integras, falsas, etc... (nótese que he marcado en negrita las cualidades negativas, precisamente porque estos son los rasgos que forman la personalidad del Psicópata).

2-Quizá nadie es bueno al 100%, pero hay personas que son 80% o 90% malas. Si usted quiere creer que todo el mundo es bueno, tiene todo el derecho y la verdad es que no me importa, pero en ese caso no debería seguir leyendo mi blog. Este blog trata sobre personas que tienen grandes dosis de malevolencia.

3-Muchas personas pueden cometer delitos y acciones perjudiciales para los demás en ciertas circunstancias, acciones que deben ser castigadas igual. La diferencia es que los Psicópatas las cometen sistematicamente y no se sienten mal por ello. Los psicópatas solo se siente mal cuando las cosas no les salen como ellos/ellas quieren.

4-Creo que nos encontramos en la era de la "falta de responsabilidad", en un estado de inmadurez y hedonismo salvaje. Hoy día, cuando alguien comete una acción punible (sea psicópata o no), la culpa siempre es de los demás, de la sociedad, del otro, de las drogas, etc... Esta sociedad es el caldo de cultivo perfecto de la Psicopatía, y al mismo tiempo, su escóndite perfecto.

En uno de los cursos que realizé con el Psicólogo experto en criminología José Manuel Pozueco, se me quedó grabada una frase, una frase con la que estoy totalmente de acuerdo, "la conducta apesta a intención." Es curioso que en el Budismo, por ejemplo, se considera que el pensamiento es tan o más importante que la acción. En palabras simples, para hacer daño o aprovecharte de alguien, primero lo piensas y luego lo haces.

Esto se llama karma y es muy sencillo: si plantas un peral, crecen peras, no plátanos.

Si alguien hace algo malo, no será porque ha pensado en cosas buenas, ni ha tenido buenas intenciones,...

--------------------------------------------------------------------------

¿Cuál es la ridícula y patética realidad sobre los Psicópatas?

Mientras escribo esto no puedo evitar una sonrisa porqué puede ser que la fascinación hacia estos personajes se deba al desconocimiento real de estos tipos:

El/la psicópata es cualquier cosa menos fascinante, es una persona que solo piensa en una cosa: en lo que le conviene a él/ella mismo.

Aunque le encanta hablar de todo, no suele decir gran cosa, aunque lo disfraza con un gran parafernalia y labia, es una persona con diarrea verbal.

No intente explicarle cosas profundas ni darle lecciones morales, porque las primeras no las entiende (no alcanza) y las segundas las entiende pero no las siente. Es emocionalmente subnormal.

Los psicópatas pueden parecer triunfadores pero son fracasados, pero ellos no se ven así, solo se ven como víctimas o como grandes personas, tienen un ego descomunal. Es probable que lleven tras de si una rastro de relaciones fracasadas, despidos, detenciones, peleas y rencillas....y aún así,  ellos dicen que son geniales.

Los psicópatas no se arrepienten de nada, tampoco aprenden nada de lo experiencia, si piensa que lo que necesitan es amor y comprensión para cambiar...es usted un panoli, un tonto de los que a ellos les encantan.

Son muy superficiales, algunos dan la impresión de ser muy inocentes, y de hecho lo son, piensan que el mundo es un paraíso para que ellos lo disfruten, ellos creen que tienen derecho a todo, pero los demás no...y que todos les adoran. Para ellos hay 3 tipos de personas: cosas, marionetas y enemigos.

Les gusta "montar números", soportan muy bien la presión y se aburren con la rutina.

Carecen de lealtad hacia nadie, no tienen lazos profundos.

Son muy poco delicados en su trato íntimo, pero se indignarán si no son tratados como ellos piensan que merecen. Les hace gracia malmeter, ridiculizar a los demás y engañar a sus víctimas les hace sentirse eufóricos .

Cuando los descubres, sacan a relucir un odio extremo, porque saben que sabes cómo son. Son impulsivos, en esos casos se muestran tal cómo realmente son.

Son bastante inútiles, siempre desconfían porque no quieren que nadie use con ellos la misma putería y marrullería que ellos usan. Están siempre solos, por mucho que tengan familia o amigos.

Les atrae el éxito, el dinero, vivir bien, el sexo, la fama y el poder como a las moscas la mierda. Pueden ser aduladores cuando les conviene.

¿Cómo pueden ser capaces de hacer las cosas que hacen? Fácil, ellos no sienten gran cosa, a parte de enfado, euforía o aburrimiento, no tienen frenos morales o de conciencia. Además piensan que ellos son mejores que el resto.

En la era del Narcisismo y el Exhibicionismo, solo hay que mirar un poco alrededor, o en internet....para ver que los Psicópatas están mejor integrados que nunca antes en la historia....y que el rebaño de víctimas está más expuesto que nunca a sus engaños y halagos.

Esta es una parte del retrato del Psicópata, puede creerlo o no, pero le aseguro que en la última semana se ha cruzado, ha hablado o ha pasado tiempo con varios de ellos, por desgracia solo sabrá quiénes son cuando decidan apretarle las tuercas...y entonces, ¿seguirá pensando que todo el mundo es bueno?

 Daniel Pérez