domingo, 6 de noviembre de 2011

¿ACTITUD ANTE LOS PSICÓPATAS?


Aunque todo parece indicar que estas personas tienen un carácter desviado de nacimiento que se agrava con el ambiente social, estilo de educación y crianza recibidos, lo cierto es que una vez formada su personalidad anormal, no hay forma de cambiarla.

Ante esta situación, una pregunta legítima sería ¿cómo tratar a personas de las que sospecha esta peculiar forma de ser?.

Se requiere mucha percepción, intuición, sangre fría, inteligencia y rectitud mental para detectarlos, y aún más si hay que tratarlos. La primera recomendación es no tener tratos de ningún tipo con ellos....DICHO DE OTRO MODO, ANTE LA SOSPECHA, LA INDIFERENCIA Y NO TENER NINGÚN CONTACTO ES LA MEJOR ACTITUD.
...Y para las personas que ya los han sufrido, deben saber que esa INDIFERENCIA ES LA ESTRATEGIA DE ORO, ya que las Psicópatas/os se sienten mal ante ella.

Estas personas traumatizan a la gente que tienen cerca. E incluso pueden llegar a "infectar" sus rasgos patológicos a otras personas.
Hay una cosa inquietante sobre ellos, mi opinión es que saben que son distintos a la gente normal, de lo contrario no usarían una máscara social de normalidad ante los demás. De algún modo, saben, que de móstrarse tal cual son, los demás se sentirían repelidos (e incluso quedarían expuestos a vengazas por parte de alguna de las personas agraviadas que tengan ganas de "ajustarles las cuentas").

En la misma línea, los PSICÓPATAS TIENEN A CIERTAS PERSONAS COMO ENEMIGOS DECLARADOS YA QUE PUEDEN HACER LO QUE ELLOS MÁS TEMEN: REVELAR SU VERDADERA NATURALEZA EN PÚBLICO.
Si esto llega a ocurrir, verá que el Psicópata es como un animal herido, por tanto muy peligroso.


Por tanto, es posible que estas personas sepan que son diferentes y para ellos, el resto de humanos "normales" son sus enemigos, a los que les gustaría esclavizar para cumplir su sueño de dominación.

El Psicópata, dependiendo del grado de su anormalidad se parece a un animal primitivo en lo referente a los sentimientos. Por eso a menudo se utiliza la analogía del reptil, podríamos decir que igual que un cocodrilo, el Psicópata es incapaz de tener vínculos ni sentimientos profundos, solo reacciona según su naturaleza. ¿Debemos entonces sentir pena por su deficiencia patológica?
La respuesta es SI y NO. Ya que ellos no van a apiadarse de usted, no debe sentir más pena que la sentiría por una serpiente, por ejemplo....por otro lado, Si, al igual que cualquier otro animal, por más primitivo que sea, tiene derecho a existir en la natualeza.

La mejor defensa tal y cómo están las cosas hoy día es, como venimos repitiendo es este blog, la información. Saber de la existencia de estas personas y tomar conciencia de que aún siendo una minoría afortunadamente, son un porcentaje muy alto de la población.

En último término, las cualidades más elevadas y nobles del ser humano son nuestra mejor arma en la lucha contra la Psicopatía, ya que son valores que estos personajes no sienten ni comprenden y en consecuencia, solo pueden imitar torpemente.

Estoy convencido de que estos personajes temen ser descubiertos de una forma paranoíca...si logras ver su cara tras la máscara y enseñársela a los demás, estas ratas pierden su auto-admiración y se sienten indignos. Repito, esta debe ser la penúltima táctica de defensa (la última es en casos extremos, que por suerte no ocurre normalmente....y en la que hay que luchar de forma efectiva por la propia supervivencia )....recuerde, ante la magnificación o la exposición de su "personalidad real", los Psicópatas desatarán un odio y cólera desproporcionado y sin escrúpulos.

Para acabar, sepa que el Psicópata se sentirá indignado e incluso sorprendido si le devuelve el golpe, estas personas no sienten ninguna culpa al abusar y dañar a los demás, pero no entienden que los demás quieran hacerles daño!
En este caso harán un drama para que se sienta culpable o para proteger su imágen ante terceras personas....normalmente su teatro tiene una cualidad exagerada...no dude en aprovecharlo y exponer su falsedad ante los demás....pero no mantenga ninguna comunicación con él.

Daniel Pérez