miércoles, 28 de septiembre de 2011

PREVALENCIA Y DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Hay distintos expertos que manejan distintas cifras de la incidencia de esta forma de ser anormal entre la población. También parece haber diferencias entre hombres y mujeres. Yo estoy de acuerdo con Dra. Martha Stout que afirma que en las sociedades occidentales, cerca de un 4% de la población es sociópata (que es el término que ella utiliza como sinónimo de psicópata). Esta cifra es, cuando menos inquietante, por no decir francamente alarmante.
Aunque entre las mujeres el número de Psicópatas violentas es mucho menor, debido probablemente a razones tanto biológicas como culturales, eso no significa que el número de ellas sea inferior...de hecho, las mujeres utilizan mucho más la manipulación y la violencia psicológica. Además, estoy convencido de que son menos detectadas, y cuando lo son, reciben la etiqueta de histriónicas o límites.

Entre los trastornos de personalidad y enfermedades mentales que comparten algunos de los síntomas o rasgos con la Psicopatía, podemos hacer 3 grupos:

Delincuentes comúnes - personas que viven en una cultura de la violencia o hacen de ella un modus vivendi, pero no por ello han de ser psicópatas.

Enfermos mentales o personas con lesiones cerebrales - algunas personas con lesiones frontales orbitales bilaterales pueden tener un síndrome pseudo-psicopático. Algunas personas con Psicosis pueden compartir ciertos rasgos pero son claramente distintos en general al Psicópata, que no tiene ningún signo de pensamiento irracional ni ilusiones o delirios.

Otros desordenes de la Personalidad - por ejemplo el desorden de Apego (personas que han sufrido un desamparo afectivo en la niñez temprana) o los siguientes trastornos:

La Psicopatía comparte muchos rasgos con los trastornos, Narcisista, Histriónico, Borderline o Límite y Antisocial, pero como veremos a continuación, también diferencias.
Rasgos del trastorno Histrónico de la personalidad
Incomodidad en las situaciones donde no son el centro de atención.
· Su comportamiento es sexualmente seductor o provocador, de manera inapropiada.
· Las emociones se expresan de manera cambiante y superficial, y éstas son exageradas, teatrales
y dramáticas.
· Utilizan el aspecto físico para llamar la atención, por ejemplo, con sus ropas, maquillajes o
peinados, y este punto les importa mucho.
· Se dejan influir por los demás y se sugestionan fácilmente.
· Creen que sus relaciones son más íntimas de lo que son en realidad.
· El lenguaje utilizado es muy subjetivo, llamativo y carente de matices y detalles.
Rasgos del trastorno Narcisista de la personalidad
tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).
está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.
cree que es "especial" y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status. exige una admiración excesiva.
es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas.
es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.
carece de empatia: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.
Rasgos del trastorno Antisocial de la personalidad
Fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica
al perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención.
Deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un
beneficio personal o por placer.
Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro.
Irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones.
Despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás.
Irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de
hacerse cargo de obligaciones económicas.
Falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación de haber dañado, maltratado o
robado a otros.
Afectividad defectuosa (por ejemplo, la gama, intensidad, labilidad y adecuación de la respuesta emocional).
Rasgos del trastorno Límite de la personalidad
Miedo de ser abandonado
Sentimientos de vacío y aburrimiento
Manifestaciones frecuentes de ira inapropiada
Impulsividad con el dinero, el consumo de sustancias, las relaciones sexuales, el apetito desenfrenado y el hurto en tiendas
Intolerancia a la soledad
Crisis repetitivas y actos de lesionarse a sí mismo, como hacerse cortes en las muñecas o tomar sobredosis
******
El Psicópata carece de episodios de depresión profunda, somatizaciones o miedos. Tampoco necesitan ser admirados ni llamar la atención, aunque puede parecerlo si les conviene. Tampoco sienten dependencia de nadie. Por lo tanto, y a pesar de que siempre pueden solaparse diferentes trastornos, el diagnóstico diferencial es posible.


Daniel Pérez