miércoles, 13 de mayo de 2015

HIJOS CON UN PADRE/MADRE PSICÓPATA


Este artículo va a ser muy breve; he recibido muchas consultas sobre este tema tan delicado. Una persona ha estado con otra con características psicopáticas, esta última se ha marchado, pero ha dejado algo que une a ambos (al menos relativamente): un niño.

Este es un problema gordo, pero no quiere decir que no se pueda manejar.

Mejor dicho, dos problemas:
-Esta el peligro y la molestia de tener que tratar con el ex (psicópata), lo cual dificulta el "contacto cero"
-El niño/a es hijo del psicópata y en ciertos casos, va a pasar tiempo con él, lo cual es motivo de gran preocupación por parte de la persona empática, "normal", no psicópata.

Como me han pedido expresamente que escriba sobre este tema, allá va mi opinión:

1-Cuando ya sospechas de cómo es realmente tu ex (y eso debe ser así cuando estás leyendo mi blog), debes considerar a esa persona un "caso perdido" y una amenaza constante siempre y cuando cedas en algún punto de los que paso a mencionar: entablar algún tipo de comunicación no referente al hijo en común, quedar con el/la psicópata, hablar a solas con esa persona, ceder ante chantajes o aceptar "regalos", intentar "vengarse", etc....
En resumen, la relación con un ex cónyuge psicópata debe ser fría, mínima, a poder ser con testigos y haciendo todo de forma meticulosamente legal.
2-El hijo de un psicópata NO se convierte en psicópata por ello, por mucho que digan algunos que se llaman "expertos" (neurólogos, psiquiatras, etc...)...los genes no son tan importantes y la Psicopatía no se hereda.
Sobre que el niño aprenda "a ser psicópata" por imitación, siempre hay riesgo, pero olvidamos dos detalles cruciales:
1-El niño tiene otro progenitor que va a contrarrestar la influencia perniciosa del psicópata, con cariño, afecto, disciplina y comprensión (recomiendo también que el padre o madre no psicópata pase tiempo con su hijo/a, escuchándole, conociendo cómo es, porque esto es lo que necesita un niño, sentirse aceptado por sus padres, tal y como es, siendo tratado como una persona, no como un tonto o una propiedad).
El padre "bueno" debe contrarrestar el mundo de confusión en el que el psicópata sumergirá a sus hijos....y vigilar del posible potencial maltrato de éste hacia ellos.
2-Los niños son muy resistentes, a que entra en juego el concepto de "resiliencia"....no es tan fácil que el progenitor psicópata pueda moldear a sus hijos a medida que crecen, de hecho, a menudo, sus hijos van a acabar hartos de él/ella.

Los psicópatas no son válidos para ser padres como es debido, pero no hay nada que se pueda hacer para evitarlo.

Como dice un experto: "habría que dar permisos para ser padres".

Daniel Pérez