domingo, 30 de noviembre de 2014

PSICÓPATA: FAVORES E INTRIGAS



Por Daniel Pérez

Voy a tratar un tema que cualquier persona que haya tratado con esta gentuza conoce my bien, pero no por ello es fácil de detectar para el resto.
La inspiración me ha venido después de charlar un rato con una persona muy cercana a mi con rasgos psicopáticos.
Aunque esta venerable anciana es respetada en el vecindario, solo 3 o 4 personas muy cercanas sabemos cómo es realmente, y solo yo, entre ellas, entiende bien cómo es.
A estas alturas, después de todo lo que escrito en mi blog, debe quedar claro que personas con algunos rasgos de personalidad psicopáticos hay muchísimas, con muchos rasgos hay menos...y todos podemos tener alguno de vez en cuando.
El Psicópata Integrado es este tipo de persona que vive en sociedad de forma normal. El término, si no recuerdo mal, lo acuñó José Manuel Pozueco Romero, un gran experto en este tema. Psicópata
Integrado es lo mismo que Psicópata Adaptado, Psicópata Subclínico y  Psicópata de "andar por casa". Es digamos la versión del Psicópata más común, a diferencia de una minoría de Psicópatas que pasan a ser criminales.
No hay diferencia entre ellos, se parecen bastante menos en dos cosas: el integrado tiene mejor autocontrol y se las apaña para que la ley no le castigue. El Criminal es más antisocial e impulsivo y además, suele haber cometido delitos graves que lo han llevado a prisión o a formar parte del submundo criminal.

Los Psicópatas integrados en la sociedad pueden parecer a veces, miembros respetables y nobles de la comunidad, no es raro que hagan favores a amigos y familiares. Pueden parecer "buenas personas" de cara a los demás. Algunos son simpáticos y divertidos, por lo menos cuando las cosas les salen bien o les conviene, si son guapos, todavía lo tienen más fácil. 

Pero cuando uno de estos personajes te hace un favor, ten por seguro de que hay tres cosas detrás:

1-Te lo va a cobrar en el futuro y el precio va a ser muy alto. Cuando te ha hecho el favor ha sido para caerte en gracia, no porque tuviera interés alguno en tu bienestar.

2-Estás en deuda con el/la Psicópata. Cuando le convenga, te lo va a echar en cara o te va a exigir que se lo pagues. Además, lo va a usar para criticarte a tus espaldas ante los demás. 
Así, el queda como "bueno" y tu como "malo".

3-Espera que tu le devuelvas el favor cuando le convenga. En otras palabras, el el Psicópata no existe el verdadero Altruismo, si te hace un favor es por puro interés. Para ellos, lo justo es que le devuelvas el favor.

El Psicópata nunca hace nada por los demás gratis, siempre es con algún propósito o como instrumento para después chantajear o bien demandar contra prestaciones. Para resumir; para  la persona de buena voluntad, un favor se hace porque quieres sin  esperar nada a cambio, es decir, lo haces y te olvidas del tema.
Para el Psicópata, un favor es una expresión más de su egoísmo, a partir de entonces has contraído una deuda.
Por otro lado, el Psicópata es un gran aficionado, más o menos hábil, a liar las cosas, intrigar y "meter cizaña". O sea, habla mal de ti a tus espaldas, dice mentiras entre compañeros, familiares o amigos con el ánimo de crear enemistades, sembrar dudas y arruinar tu reputación.

Hay dos métodos de defensa excelentes contra estas tácticas rastreras:

1-Si esa persona te hace un favor y luego te lo echa en cara, simplemente dile: "gracias, pero nadie te obligo a hacerme tal favor".

2-Si sabes que esa persona está haciendo campaña en tu contra, sigue con tu vida como si no pasara nada, ignorándola. Avisa a todas las personas de tu círculo de que están hablando de ti por la espalda pero que no tienes ningún interés en la persona que lo hace. Si algún tonto se pone de su parte, es su problema.

Desgraciadamente, no falta gente dispuesta a dejarse engatusar por las tácticas chapuceras del psicópata, tácticas como los lloros y las sonrisas....eso no lo puedes evitar, pero si son de tu círculo íntimo, si puedes dejar claro que su falta de lealtad no es tolerada, cuando despierten de su engaño, no tendrás problemas en darles la bienvenida.
Cada uno elige lo tonto que quiere ser.

Al final, llega el momento en que es el propio psicópata el que se puede encontrar en problemas, cuando otros psicópatas le reclamen sus favores o bien, otras personas estén esperando para ajustarles las cuentas,