jueves, 15 de mayo de 2014

PERSONAS DE PRIMERA, SEGUNDA Y TERCERA CLASE



Es esta una época en la que decir lo que uno piensa, sobre todo si tienes tu propia visión de las cosas, no la que políticos, medios, colectivos y cultura promueven, está cada vez más mal visto y castigado.

Todos los que siguen mi blog, porque encuentran algún beneficio en ello, habrán visto que a mi toda esa basura no me importa.

Si Mandela pudo estar años en prisión, pero siguió siendo libre, su ejemplo debe servirnos de inspiración para darnos cuenta que nadie ni nada puede mantener encarcelada tu mente.

El título de este artículo: "PERSONAS DE PRIMERA, SEGUNDA Y TERCERA CLASE" habla por si mismo.

Esta clasificación es mía, y la hago solo por motivos de conveniencia y con el propósito de aclarar mi forma de pensar sobre el tema.

Quiero dejar claro que esta clasificación de las personas adultas en tres clases no es algo rígido, a veces las personas pueden ser de primera clase y en otro momento de tercera clase, o al revés.

Esta clasificación tampoco es tan evidente en la práctica; muchas personas, especialmente los psicópatas bien socializados de los que habla mi blog, que son capaces de parecer personas de primera clase cuando en realidad es solo una máscara, porque son gentuza de tercera. Para complicar aún más las cosas, hay personas que parecen de tercera clase, pero que por diversas razones se comportan así, pero no lo son (pueden y quieren cambiar cuando encuentran su camino en la vida).

PERSONA DE PRIMERA CLASE:
Es una persona que busca su bienestar, pero al mismo tiempo se siente plena y alegre cuando los demás también disfrutan de felicidad y bienestar. 
Es lo que podríamos decir el ideal de una persona de alto nivel, con su propia personalidad pero con respeto hacia los demás. Te puedes fiar de ella.

PERSONA DE SEGUNDA CLASE:
Esta persona busca su bienestar pero no le importa demasiado lo que ocurra con el resto, pero al menos tampoco intenta dañar a nadie.
Es un persona mediocre, puedes tratar con ella pero va "a lo suyo", no esperes más...

PERSONA DE TERCERA CLASE:
Psicópata o "persona-basura". Esta persona busca su bienestar a cualquier costa, si su diversión o sus objetivos implican aprovecharse de los demás o hacerles daño, eso no le importa lo más mínimo. Es falsa, envidiosa y despiadada.
Confiar en esta persona es meterte en la boca del lobo, su honestidad y su compasión son cero. No suelen ser cómo aparentan ser.


Claro, el problema es que las cosas no son lo que parecen, hasta que no tratas durante tiempo con una persona, no sabes cómo es. No solo eso, todo el mundo quiere parecer una persona de primera clase a su manera....pero como venimos diciendo, a la larga, los hechos cantan.

A menudo, es en ciertas situaciones cotidianas en las que las personas muestran su verdaderas intenciones, por ejemplo en litigios por herencias, traiciones, etc....
De hecho, es precisamente por la propensión egoísta de la mayoría de gente el que la justicia y la ley sean necesarias.

Daniel Pérez