viernes, 10 de enero de 2014

2 ERRORES HABITUALES TRAS LA MARCHA DEL PSICÓPATA


A partir de mi experiencia, sobre todo tras haber visto muchísimos testimonios, he visto que las ex parejas de psicópatas, narcisistas, maquiavélicos y perversos, cometen 2 errores que solo perpetúan el sufrimiento, cuando en realidad, puede ser muy fácil superar la ruptura con esos caraduras (esta afirmación debería animar a mis lectores que estén pasando por esta situación).

El gran problema es cuando se han tenido hijos con el/la psicópata, pues eso hace que haya que mantener un contacto mínimo, además de preocuparse de los niños.

Usando la lógica, es normal que la separación del psicópata sea algo bueno, al fin y al cabo es una persona a la que le importas nada en absoluto y su propia forma de ser te hace la vida imposible.....pero la lógica en estas relaciones humanas no existe. El hombre o mujer que han estado con uno de estos personajes nefastos actúa bajo una especie de hechizo, o bajo un tipo de pseudo adicción al que llamamos "gancho psicopático". Este enganche fue fraguado en los primeros tiempos, cuando el psicópata apareció en su vida de repente (probablemente su aparición no fue casual) e interpretó el personaje de príncipe azul, "alma gemela", creando una vínculo sentimental...y se consolidó más tarde usando una táctica que por muy estúpida que pueda parecer funciona: la gente quiere más lo que no puede tener, en otras palabras, cuando la víctima ha picado el anzuelo (se ha vinculado emocionalmente con el psicópata), necesita ser correspondido, pero lo cierto es que el psicópata nunca la ha querido ni nunca lo hará, la víctima nunca va a tener al psicópata y por eso lo busca más y lo quiere tener.

Esta táctica se usa también a la hora de vender artículos de lujo, ligar, etc...y sorprendentemente, funciona! ....como vemos los seres humanos también tienen mucho de borregos.

Volviendo al tema de este artículo, una vez el psicópata se va, la persona queda en muy mal estado, no es una ruptura normal, en la que ambos sufren, aunque siempre hay uno que sufre mucho más, aquí el psicópata se va tan contento y tranquilo, echándole las culpas a la víctima.
La víctima queda confundida, de la noche a la mañana se ha quedado sin su droga, una droga dura que no la dejaba vivir y la estaba matando pero sin la cual parece que tampoco puede vivir. El psicópata es su droga, antes le estaba martirizando pero ahora la vida no tiene sentido porque sufre el síndrome de abstinencia.

¿Ridículo? Puede parecerlo, pero si entendemos como funcionan los seres humanos, especialmente los menos desarrollados espiritualmente, es normal, es la función del apego.

Vayamos ahora a esos dos errores habituales tras la marcha del  farsante:

-Mantener el contacto con él/ella
Con esto no solo me refiero a escribir, llamar, o preguntar por esa persona, si no también a buscar en internet, Facebook, whatsapp, etc...
Cuando el psicópata se ha ido hay que deshacerse de todo lo que recuerde a esos tipos, por ejemplo, tirar todos los regalos, fotos, etc...a la basura, eliminar todo lo que nos recuerde algo de esa época.

Es probable que al cabo del tiempo sea el mismo psicópata que debido al aburrimiento intente contactar con la víctima. ¡No caiga nunca en esa trampa! El psicópata tiene solo interés en lo que pueda sacar de usted, pero cero interés en su bienestar.

En resumen, el psicópata debe ser para usted la cosa más inútil y despreciable, un poco de autolavado de cerebro sin llegar a los extremos, hará más fácil esto.

Hablar con amigos, familiares, etc...sobre lo que ha pasado con el psicópata:
Esto es un error, puesto que la gente que nunca ha conocido a un psicópata o sociópata le va a tomar por un debilucho, una histérica o un pesado. O lo que es peor le van a ofrecer consejos tan bienintencionados como inútiles, pensando que se trata solo de una ruptura normal como la de la mayoría de personas.
Es mejor buscar buena información en internet, como la que ofrezco en mi blog y desahogarse leyendo o escribiendo a expertos en el tema.

Como he dicho repetidamente, la gente que no ha sufrido al psicópata en sus propias carnes, no reconocería a uno ni delante de sus narices.

Por lo tanto, evite hablar indiscriminadamente sobre el tema con todo el mundo porque lo van a tratar de loco/a o desequilibrado/a.


Por último, decir que si se siguen estos dos consejos. la ruptura se hará más llevadera y la recuperación asombrosamente rápida, con una gran lección aprendida y con la alegría de haber encontrado una gran paz y serenidad interior.

Para aquellos que todavía puedan sentir restos de resentimiento y ganas de venganza tras el paso del tiempo, recordarles que precisamente la indiferencia total hacia el psicópata junto a llevar una vida plena, feliz y sana, es la gran victoria.
Una victoria que al psicópata no le hace gracia porque le recuerda lo falsa, aburrida e insignificante que es su propia vida y le genera una gran envidia.

Cuando lo consigue, la droga ha acabado en la basura, o sea, el psicópata, puesto que este es sinónimo de basura humana.

Daniel Pérez