lunes, 28 de octubre de 2013

PSICÓPATA Y SUS PAREJAS 1ª PARTE





ARTÍCULO DE E. M. S

PSICÓPATA EN LAS RELACIONES DE PAREJA 1ª PARTE
Buscando respuestas un día llegué a este valioso blog, el cual me resultó de gran utilidad y ayuda para dar respuestas a lo que me estaba ocurriendo, en él encontré numerosos artículos que arrojaron claridad a la situación en la que me encontraba.
Posteriormente continué ahondando sobre la triada oscura de la personalidad (Narcisismo, maquiavelismo y psicopatía) realizando un curso con D. José Manuel Pozueco Romero, experto en el campo de la psicología forense.
Hoy ya habiendo superado en gran medida la devastación psicológica que producen estos seres "antihumanos" como los llama Daniel Peréz (creador de este espacio y amigo mío personal), he decidido participar proporcionando los estudios del prestigioso psiquiatra argentino Dr. Hugo Marietan. Especialista en el tratamiento de este tipo de vínculos psicópata / complementario.
El psicópata en las relaciones de pareja.

La psicopatía no es una enfermedad ni un trastorno, en este punto coinciden todos los expertos incluyendo al Dr. Marietan.
La psicopatía es un síndrome (conjunto de síntomas o signos que conforman un cuadro), una variedad de ser humano, por así decirlo.
Poseen una estructura cerebral diferente, así lo afirman los estudios efectuados en este área. Los psicópatas carecen de las emociones básicas de todo ser humano; la empatía, la conciencia y por supuesto el amor hacia el prójimo.
En resumen, el psicópata no está enfermo por lo tanto no se puede tratar ni curar, es inmodificable, nace así y mantendrá su condición hasta el final de sus días.
Explico esto porque la esperanza con este tipo de personas es lo primero que hay que perder. Ellos no enferman, sin embargo lo enfermarán a usted y le harán dudar hasta de su propia cordura.
La mente del psicópata no es una mente común, es un "impar" es imposible adentrarse en ellos y comprender su modo de pensar. Tienen una lógica completamente distinta a la de la persona común, necesidades especiales y códigos propios.
A pesar de su desgaste emocional y psíquico en ningún caso va a encontrar respuesta ni a cesar su incertidumbre mientras se encuentre dentro del circuito psicopático.
El modo de relación psicópata complementario.
Este es un tipo de relación de "ida y vuelta" donde el psicópata encuentra aquel que llena sus huecos y lo complementa, del mismo modo el complementario pasa por el mismo proceso, encuentra ese ser especial que llena sus vacios y trae a la superficie sus insatisfacciones más profundas.
El psicópata ilumina esas zonas oscuras del complementario y las pone en acción. Esto no es una labor solidaria ya que el psicópata trabaja siempre para si mismo, es una característica que se da en este tipo de vinculo.
En él encontramos que hay un juego de poder ejercido por el psicópata sobre el complementario que es semejante a la fascinación.
La Luna de miel psicopática
A menudo cuando he charlado con otros afectados me comentan "lo buena persona" que parecía en un principio, e incluso como si este fuese poseedor de virtudes excepcionales y de una bondad incalculable. Desgraciadamente esto sólo es uno de sus múltiples disfraces. Uno de los más utilizados es precisamente el de "perrito desvalido".
Cuando usted cae en manos de este tipo de personas lo habitual es que crea el sin fin de mentiras y el papel de "pobre victima".
Una vez que haya mordido el anzuelo dará comienzo "el juego sucio psicopático".
Captación del complementario.
El psicópata es un depredador natural entre humanos.
Estudia al complementario, no es una frase hecha, estudia a su posible presa realmente. Localiza sus deseos, anhelos y sobre todo sus fisuras emocionales, su dolor y su inseguridad. Mediante estos "huecos" accede a usted y le proporciona lo que necesita, esto no es algo altruista. El psicópata invierte en usted hasta que se establece "el anclaje", después pagará con creces lo invertido, el coste emocional y el daño que producen es altísimo.
Tal y como menciona el Dr. Marietan. "te subiré al cielo y después bajarás al infierno"
Esto es exactamente así, el anclaje se produce en lo que llamamos luna de miel psicopática, no es un enamoramiento común, su intensidad no es comparable. Esta misma fuerza y adrenalina que se desprende en el inicio es lo que ancla al complementario y a posteriori, este se mantendrá dentro de la relación albergando la esperanza de que algún día "todo volverá a ser igual".
Es una relación de " un premio y tres castigos", no sé sabe cuándo llega "el premio" o "el castigo", ni por qué. Esta situación crea en el complementario un desgaste máximo, ya que este se desvive inútilmente intentando comprender lo incomprensible y explicar lo inexplicable.
Tal y como afirman varios expertos, entre ellos Pozueco Romero y Dr. Marietan, los psicópatas "lucen las relaciones", a ojos de los demás se percibe un amor prácticamente de "spot publicitario", pareciera que nos encontráramos ante un ejemplo de unión perfecta e indestructible.
Tanto el psicópata como el complementario participan solidariamente en este "teatrillo", en crear un estilo de relación envidiable cara a la galería que por supuesto nada tiene que ver con lo que ocurre realmente.
El psicópata va mostrando las garras. Cuando el psicópata siente que el vínculo es sólido comienza a mostrarse, esto no lo hace de una forma brusca sino sutilmente.
Tal y como nos menciona el Dr. Marietan en su libro (Mujeres ancladas en psicópatas), este se adueña de la psique de su pareja, el lavado de cerebro es casi "militar".
Como dijimos antes el psicópata trabaja siempre para si mismo y a medida que el circuito psicopático se va componiendo también lo hará usted.
Su vida y sus intereses pasarán completamente a un segundo plano, de forma que sus metas, alegrías y tristezas serán las mismas que las de su pareja el/la psicópata.

Uno de los elementos que el psicópata emplea para mantener controlada a su presa (el/complementario) es el hostigamiento.
Él realizará un control exhaustivo sobre todo lo que usted hace, dice o piensa. Es muy común que el Psicópata esté pendiente durante todo el día y sepa todo lo que hace en cada momento con absoluta precisión.
La persona complementaria asocia este control al amor que su compañero le profesa, de ninguna forma percibe la intención de esta acción.

Aquí es cuando el complementario comienza a sufrir, usted nota que la relación es un "sube y baja" continuo.
En primer lugar el psicópata le aislará de todos o de la mayor parte de sus apoyos, de manera que cara a los demás su compañero/a es el hombre/mujer "maravilla" y usted vivirá en silencio sus desajustes y el juego sucio de su propia destrucción. Si por alguna circunstancia se le ocurriera la heroica hazaña de defenderse, no dude que de una forma u otra usted acabará siendo el malo/a o el loco/a de la historia.
Él, irá tejiendo con cuidado esta tela de araña de la cual no es fácil escapar, entre otras cosas porque recordemos que el propio complementario colabora dentro de la relación, magnificando al Psicópata de cara a los demás casi como un ser "Divino" ¿cómo salir de esta si uno mismo le adjudicó el papel de Dios? No sé puede, nadie le comprenderá ni le creerá, usted está solo en este asunto.
Humillación, desvalorización y socavación de la autoestima del completarío.
Él psicópata desvaloriza al complementario, siempre de forma muy sutil irá minando todos sus valores, haciéndole sentir inferior y
vacío.
Se da un tipo de violencia solapada de manera que el complementario no percibe esa violencia psicológica hasta que ya es muy evidente.
Todo en la relación es una duda constante, el complementario a menudo siente que se está volviendo loco.
"guapa pero fea" " lista pero tonta""te quiero pero no" … Pero cómo, si yo no dije eso! .. lo dijiste tú ¿no lo recuerdas?
La manipulación y el lavado de cerebro al que es sometido el complementario no le permiten ver la situación con claridad, de forma que se suele dar crédito a las palabras del psicópata dejando de lado los hechos.
La persona que está dentro de esta situación, no sabe lo que ve, lo que siente ni lo que dice.
La lucha sé da dentro de la propia mente del complementario, ya que este para poder continuar dentro de la relación tiene que "pelear" consigo mismo.,el esclavo/a.
Según el Dr. Marietan, una vez que la psique del complementario esta adiestrada por su psicópata se produce un desajuste dentro de la misma, la parte lógica de esta persona lucha por salir del circuito mientras la parte esclava trabaja en lo contrario. En este punto nos encontramos en una dura batalla dentro de nuestra propia psique.