domingo, 8 de abril de 2012

SUPERFICIALIDAD Y POBREZA ESPIRITUAL DEL PSICÓPATA



Estas personas son espiritualmente pobres, en lenguaje Budista, por ejemplo, tienen "raíces pobres", carecen de introspección, son incapaces de ver dentro de ellos mismos. Parece que todo lo que hacen o les pasa es causado por las circunstancias externas....como si ellos no tuvieran ninguna responsabilidad en lo que sucede.

Si esta forma de ser está causado por factores biológicos, ambientales o todo junto...o en términos espirituales, por un mal karma....o simplemente por un factor que hoy día está mal visto nombrar, -la maldad- el caso es el mismo.
Son incapaces de arrepentirse sinceramente, con el dolor psicológico normal, por el daño que han causado. Si alguna vez se arrepienten, es solo de palabra y a veces, acto, pero sin la conmoción interna y el sentimiento real detrás.

Es preciso recordar que por pobreza espiritual del Psicópata me refiero a lo siguiente:
-Incapacidad para sentir unidad trascendental debido a un egocentrismo recalcitrante.
-Falta de inquietud por conocer los misterios de la vida, la muerte, el cosmos.
-Falta total de voluntad y disciplina para observar sus defectos, aceptar responsabilidades y cambiar su forma de ser.

No me refiero a las costumbres externas, tales como ir a la iglesia, o hacer demostraciones piadosas o religiosas- cosas que los/las Psicópatas hacen de cara a la galería, ya que son hipócritas naturales.
Los Psicópatas integrados bien pueden ser religiosos, hasta gurus espirituales, por ejemplo, líderes de sectas, o sanadores milagrosos. De hecho, algunos pueden dar discursos sobre moralidad y consejos a los demás, pero en realidad ellos mismos no tienen ni idea más alla de las palabras.

Todo el mundo lleva una máscara de buena persona, pero en los niveles altos del cultivo espiritual, no hay donde esconderse. Hay que soltar el apego egocéntrico a uno mismo para ser más puro y libre cada vez.
Todos tenemos culpas, cosas feas, pensamientos impuros que nos averguenzan en algún momento. Si una persona no siente ninguna verguenza por sus rasgos más desagradables, ¿cómo podrá librarse de su peso y alcanzar paz de espíritu?

Los Psicópatas, especialmente los integrados entre nosotros, ya sea su mujer, compañero de trabajo, madre, hijo o vecino, utilizan unas armas que utilizamos todos en cierta medida (solo que ellos lo utilizan siempre y en mayor grado): juzgan a los demás, se creen más importantes que los demás y echan la culpa a los demás, nunca reconocen sus faltas, son envidiosos y codiciosos, se consideran víctimas y estas actitudes y formas de pensar les llevan continuamente a entrar en conflicto con los demás. Tienen los rasgos más despreciables de las personas.

Estas personas, como venimos repitiendo, son normales, no enfermas mentales, pueden practicar distintos tipos de meditación y ejercicios de desarrollo interior, artes marciales, zen, chikung, etc... e incluso si tienen gusto por ello, pueden progresar. Pero NUNCA alcanzan los niveles más elevados - digamos que su propia idiosincrasia lo impide - ya que de lo contrario, seguramente estarían "curados" de su Psicopatía, o dicho de otra forma, se habrían convertido en buenas personas. A menudo, antes de alcanzar niveles altos de desarrollo interior, se acaban aburriendo. Parece ser como si fueran incapaces de experimentar los gozos sutiles y la plenitud. Necesitan la excitación, los deseos más bajos, el riesgo y la diversión que les hace sobrellevar mejor su vida vacía. Les interesa más sentirse poderosos y los beneficios mundanos de la meditación o el cultivo espiritual. No parecen entender - incluso sujetos inteligentes - los aspectos más profundos de la práctica. Son estúpidos y superficiales en ese aspecto, por mucho que sean normales en inteligencia.

Daniel Pérez