lunes, 27 de febrero de 2012

EL PSICÓPATA INTEGRADO A PRIMERA VISTA


¿Se les puede reconocer?
Es fácil responder a esta pregunta; NO se puede saber si la persona que acabas de conocer tiene esta forma de ser anormal.
De hecho, algunos/as tienen cara de buenos. Por desgracia no llevan un P en la frente. Algunos rasgos de la personalidad psicopática son considerados rasgos deseables, como por ejemplo, liderazgo, simpatía, decisión o seducción.

Solo las personas que han convivido mucho tiempo con alguno de ellos, o los pocos expertos que pueden tratar con personas parecidas habitualmente puede que lleguen al menos, a poner en "observación" al sujeto.

Porque eso es todo lo que se puede hacer, simplemente estar alerta ante una persona desconocida con la que empezamos a entablar alguna relación, de amistad, o de cualquier otro tipo. Tampoco se trata de volverse paranoico, las personas con trastornos de la personalidad de tipo histriónico, antisocial, narcisista, etc...son bastantes, pero la gente más o menos normal, honesta y con capacidad empática son muchos más.

La Dra. Martha Stout en su estupendo libro llamado "the sociopath next door" (el sociópata de la puerta de al lado) señala una regla muy importante para no sufrir demasiadas pérdidas ante un Psicópata integrado socialmente. La Regla de 3. La regla de 3 es la siguiente: si una persona le falla o le decepciona más de 3 veces, apártela de su vida.

Esto no es tan fácil como pudiera parecer ya que los /las Psicópatas son maestros en aprovecharse de los demás y conseguir después ser perdonados o una segunda oportunidad. Y cuando la víctima ya no tenga valor para ellos, o bien se dé cuenta de que le han tomado el pelo, se irá a buscar otra tranquilamente.

Por consiguiente, para responder al enunciado del artículo, No hay manera de detectarlos a priori....pero es muy fácil a posteriori.
Los Psicópatas, incluso aquellos que parecen estar bien adaptados a la vida social, o sea, que no están en el submundo de la delincuencia o en prisión, tienen un historial vital de fracasos, muchas historias personales que gustan de explicar pero que no se pueden comprobar y bastantes enemigos. Suelen ser personas que decepcionan a los demás continuamente y suelen tener actitudes pueriles que nos chocan, sorprenden por su insensibilidad, bufonería, capacidad ilimitada de meterse en líos, malicia e irresponsabilidad. Les encanta contar historias fantasiosas, montar números, hacerse las víctimas o hascerse los buenos. Pueden dar, y de hecho dan pero a veces no queremos darnos cuenta, una impresión de poca sinceridad y superficialidad. Son ese tipo de persona del que no acabas de saber cómo es realmente. Suelen ser personas que siempre piden más pero dan poco, y cuando dan, se encargan de recordarte que estás en deuda. Pueden ser personas que te hablan muy bien a la cara, pero al cabo de mucho tiempo te das cuenta de que han ido malmetiendo a tus espaldas. También son personas que en un momento de necesidad o urgencia vital, parece que no muestran ninguna compasión. Suelen ser bastante manipuladores y parásitos. No aprenden de las experiencias negativas pasadas, que ellos siempre consideran fruto de la mala suerte o de las injusticias o abusos de los demás. Son incapaces de lealtad hacia nada o nadie. Suelen haber tenido unas relaciones de pareja numerosas y suelen ser infieles. No parecen conocer la verguenza pero son vengativos cuando se les ofende.

Otras pistas son las siguentes: son personas que consiguen sacarte de quicio o sacar lo peor de ti mismo. Son personas que te hacen sentir mal repetidamente pero ellos no le dan ninguna importancia. Son personas que no parecen sentir ningún interés en tu bienestar y que te hacen sentir confuso, aturdido. A menudo, las personas que conviven intimamente con ellos, pueden tener síntomas de estrés y ansiedad, trastornos somáticos y depresión. Incluso estrés post-traumático. No es raro que a posteriori, cuando el/la Psicópata ya no está en sus vidas, lo definan como un vampiro emocional, alguien que te hace sentir cansado y desconcertado, te quita energía vital.

Como he menciono repetidamente en este blog: en los Psicópatas las palabras y los hechos no coinciden....pero ellos tienen una habilidad muy desarrollada para ocultarse bajo un disfraz o personaje social, que es tan natural para ellos como por ejemplo, ponerse cierta ropa para cada ocasión.

Daniel Pérez