lunes, 18 de mayo de 2015

LA SOLEDAD FINAL DEL PSICÓPATA


Algunas personas me han preguntado cómo acaba el Psicópata sus días. 

La mayor parte de veces, a no ser que sea rico, acaba solo y muere en la soledad más absoluta.

El Psicópata no tiene realmente amigos "del alma"...conoce a gente, gente que no le conoce a él/ella realmente.
Cuando envejecen y necesitan de los demás, a no ser que puedan pagar por sus cuidados, van a encontrarse con que los allegados están hartos de su tiranía, algunos  quizá moderen un poco sus exigencias, intentando dar pena para que no les abandonen.

Pero una característica muy especial de esta gente, es que las personas a las que han tenido más cerca, parejas, socios, y hasta algunos familiares...están ausentes cuando el Psicópata está enfermo o moribundo.
De hecho, es probable que en su funeral, no aparezca ninguno de sus antiguos novios/as, porque esas personas han decidido no querer saber nada del Psicópata nunca más.
Si aparece alguno en el funeral, será para alegrarse de su muerte, así de claro, pero lo más habitual es que las personas que han convivido con el Psicópata, si llegan a enterarse de alguna manera de que esta muy enfermo o se está muriendo, no sientan ninguna pena, ningún sentimiento por el/la psicópata.

Personalmente, creo que el Psicópata, una vez lo has sacado de tu vida, ya ha muerto...por tanto, no hay nada por lo que lamentarse cuando mueran físicamente.
Estas palabras pueden parecer duras, pero no son fruto del rencor, si no del conocimiento. De hecho, es bastante lógico que unas personas que nunca han sentido compasión por nadie, acaben siendo ignoradas al final de sus tristes vidas.

Como suele pasar, los que no conocen al Psicópata, pensarán que es cruel esta actitud, pero no hay ninguna crueldad en no desear saber nada del Psicópata, esto lo entenderán los que buscan respuestas en mi blog a partir de la experiencia directa.

El Psicópata no es una ex-pareja normal, en la que ha habido afecto mutuo verdadero, aunque haya habido disputas al final de la relación, en ese caso, saber que esa persona está enferma o agonizando es triste, no se trata de volverse cruel, vengativo o miserable.

El Psicópata nunca fue una pareja normal, de hecho, tras años y una vez lo sabes, no puedes sentir pena por una persona que nunca existió, de hecho, ni tan solo lo que la persona sintió en el pasado por el Psicópata fue amor, si no una adicción a un fantasma inyectado en la mente de la víctima.

Daniel Pérez