miércoles, 2 de julio de 2014

¿Son conscientes de sus actos?



¡Claro que si!

De forma repetida, muchas personas me dicen que el/la Psicópata que han conocido de cerca a veces parecía que mentía de forma compulsiva, también que a veces actuaba de manera que no parecía consciente de sus actos.

Esta es solo la impresión que da para los que no imaginan cómo es el Psicópata, en otras palabras, eso es lo que las personas quieren creer, pero no tiene mucho que ver con la realidad objetiva.

El Psicópata, al igual que el Sádico, el Maquiavélico y el Narcisista (los miembros de la Tétrada Oscura de la Personalidad) es tan consciente de lo que hace como el resto de nosotros. O sea, es totalmente consciente, o al menos, tan consciente como cualquiera. Naturalmente, eso no quiere decir que todas las personas que no tienen ninguna patología mental sean conscientes en todo momento de lo que hacen. Por ejemplo, ante un shock fuerte o una situación de emergencia, como un terror ante una situación extrema, cualquier persona puede actuar de forma opuesta a lo que haría en una situación normal. Esto que en el lenguaje legal se llama actuar bajo un miedo insuperable o en un arrebato pasional.

En algunas ocasiones, nuestras reacciones emocionales básicas las dicta una parte filogeneticamente primitiva de nuestro sistema nervioso, el sistema límbico.

Todo este rodeo es para explicar que el Psicópata, Maquiavélico, Narcisista y Sádico son totalmente conscientes de lo qué hacen y que si alguna vez no lo son, se trata de reacciones naturales que todos tenemos por una parte, y en otras ocasiones, simplemente porque se olvidan de que lo qué hacen o quieren hacer no es aceptado por los demás, o sea, a veces pueden actuar de forma irreflexiva por descuido.

Como he repetido constantemente, estas personas, al igual que el resto de los que tienen "trastornos de la personalidad", son gente normal, sin ninguna enfermedad mental. Los trastornos de la personalidad son solo variaciones extremas de rasgos de personalidad normales.

Para resumir, los miembros de las Personalidades Oscuras son conscientes de lo qué hacen. Cuando mienten, saben que lo hacen, pero como mienten tanto, a veces da la impresión de que se creen sus propias mentiras.

Cuando se meten repetidamente en líos, lo hacen sabiendo, pero como no les interesa anticipar las consecuencias de sus actos (viven al día, disfrutan del momento), quizá son un poco más impulsivos que la mayoría. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas personas pueden planificar muy bien sus estrategias y engaños, por tanto, son más controlados de lo que muchos piensan.

Pero como todo el mundo, estas personas a veces están tan ensimismadas y despistadas, que su verdadera forma de ser sale a la superficie, lo cual entra en contraste muy fuerte con la máscara o el personaje que proyectan ante los demás.  En esas ocasiones, pudiera parecer que no son conscientes de lo que hacen, pero en realidad, lo que esta ocurriendo es que los observadores están siendo testigos de la verdadera cara de este ser, que resulta inquietante, increíble y chocante por su falta de sensibilidad, su egocentrismo y su superficialidad.

Es en esos momentos cuando estás viendo su auténtico rostro, por mucho que resulta duro aceptarlo. 


Daniel Pérez