lunes, 25 de marzo de 2013

EL VALOR DE PERDONAR







El lenguaje que utilizo puede ofender a pelotas, cerebros de mosquito, mujerzuelas y descerebrados, por tanto, avisados estáis! (afortunadamente, hay muchos hombres y mujeres sensatos y sensibles que también leen mi blog).

Con bastante frecuencia recibo emails de víctimas de psicópatas integrados, sobre todo en relaciones de pareja.

No es difícil distinguir a las personas que han estado sufriendo a auténticos psicópatas subclínicos, narcisistas, maquiavélicos, miembros de la nefasta Tríada Oscura de la Personalidad.

Lo que me hace creer en los relatos de estas personas no es solo una lista de agravios que han soportado, ya que en ocasiones, simplemente son trifulcas o peleas típicas entre hombres y mujeres, o entre parejas normales (incluyendo las homosexuales). En otras palabras, algunas personas me escriben para hablarme de alguien o para echarle la culpa de todo....pero en la mayoría de estos casos, la pareja no es un psicópata.

Lo que realmente me dice mucho más, es la perplejidad, la búsqueda de una explicación, las actitudes y acciones de la personas....y sobre todo, los detalles íntimos y sentimientos de la víctima. Estos detalles solo los puede expresar y comprender alguien que ha tenido una experiencia parecida.

Naturalmente, en estos relatos reales, las acciones del psicópata por muy incoherentes e inexplicables que le parezcan a la víctima, son bastante evidentes para una tercera persona imparcial que escucha los hechos.

Esta forma de actuar del psicópata es muy parecida en casi todos los casos, además desde fuera se ve como si fuera una película en la que el "malo" tiene un plan preestablecido desde el inicio y todo lo que viene después es tan claro que uno no puede dejar de preguntarse porqué las víctimas no se dan cuenta de que les están tomando el pelo.

A veces he sido un poco duro, en el sentido de que creo que todos los que hemos convivido con estos "monos de feria" somos corresponsables. Pero quiero recordar, que vosotros, que habéis sido en algún momento víctimas de estos CARADURAS, no tenéis la culpa.

Los psicópatas por muy inteligentes que crean ser, en la realidad, suelen ser bastante burdos en su modo de operar, y no soportan que descubras su juego. De hecho el psicópata es un como un animal carroñero y cobarde, ataca siempre al más débil, cuando puede salir perdiendo, y lo digo por experiencia, se retira sin ningún honor.

EL/LA PSICÓPATA ES COMO UN MONO DE FERIA CRUZADO CON UNA SERPIENTE, si le dejas entrar en tu vida, hará lo que sabe hacer, el TONTO Y MORDER. Después de poco servirá quejarse y lamentarse, porque qué otra cosa puede hacer esta clase de infrapersonas.

Esta forma de actuar define a estas personas, dicho de otro modo, actúan así porque son así. Son psicópatas integrados porque actúan así, y antes de actuar han pensado o han tenido la intención de hacerlo. No son necesarias pruebas psicológicas en absoluto. Desde fuera se ve muy fácil quién es un tipejo/ja de estos.

Volviendo al artículo presente, las personas una vez el/la psicópata se ha largado, los ha abandonado, o bien, una vez ellos/ellas se lo han sacado de encima, pasan por una serie de etapas: dolor, perplejidad o confusión, rabia, etc...hasta que finalmente, con suerte, lo superan.

Las personas que me escriben, muy amables, aparte de agradecerme mi blog y mis respuestas, buscan en muchos casos una expicación, un "porqué", otros se sienten identificados, por fin han visto algo que concuerda con lo que ellos sienten. Muchos compran libros, miran en internet, buscando más información sobre estos personajillos.

Es en cierto modo, algo terapeútico, por fin se dan cuenta de lo que les ha pasado. Y de que el "contacto cero" con su ex-pareja, ex-socio, etc... psicopático, es la única solución para superarlo.

Pero ocurre que muchos siguen pillados al "gancho psicopático", ese hechizo o influencia que, inexplicablemente, suscitan en sus víctimas.

Es curioso como estos personajes no valen casi nada pero crean ese "enganche" emocional. Es un poco parecido a un charlatán que te hace creer que su producto vale mucho con sus tretas psicológicas baratas y su teatrillo, a pesar de que no valga nada.

Ese "gancho" psicopático puede durar más o menos, a veces muchisimo, eso depende de que la víctima quiera y se esfuerze de verdad en destruirlo. Desgraciadamente, hay personas que necesitan ese vínculo con el psicópata porque si no, se sentirían vacíos, hundidos...como si hubieran puesto su identidad en el exterior, como si se la hubieran entregado al psicópata.

Es ridículo pero es así.

Al psicópata eso no le importa, al contrario, en todo caso le gusta. El psicópata ya está buscando a otra víctima para volver a empezar su juego, a él/ella no le importas nada.

El "enganche" funciona también de forma negativa, es decir, no solo es que las víctimas lo busquen, con el paso del tiempo, sienten un odio y una rabia de tal magnitud...que sin darse cuenta están tan enganchados y son tan víctimas como cuando estaban conviviendo con su verdugo.

Se puede decir que el odio que sienten por ellos, las ganas de devolverles el daño, les ha infectado y ocupa su vida...en lugar de vivirla con paz y alegría.

Naturalmente, la rabia contra el psicópata es normal y hasta saludable en cierta etapa y hasta cierto punto. El problema es cuando se cronifica en el tiempo, pasando a ser una parte importante de la vida, una vida que parece que solo tiene sentido por esas ansias de venganza.

La rabia reprimida y otras emociones negativas mantenidas en el tiempo pueden, lo digo como maestro de Chikung y Kungfu, causar problemas psicológicos, cardiovasculares, e incluso, cáncer.

De ahí que sea importante perdonar al psicópata, perdonarlo sinceramente y seguir con nuestra vida sin cargas...hacia una vida más feliz, sana y llena de fortaleza y experiencia.

E incluso ser tolerante con este tipo de personas, ahora ya sabemos cómo son, cómo actúan, por tanto, tenemos que saber cómo hay que ignorarlos.

Es como cuando vas por la calle y al bajar las escaleras del metro, ves a un chico con un peinado y una ropa como Justin Bieber, diciendo tonterías, tienes ganas de darle una patada en el trasero...pero al fin y al cabo, todo el mundo tiene derecho a vivir en paz.

O como cuando ves a una mujer que va de "guay" pero aparte de salir de fiesta lo único que le gusta hacer es quejarse, de su marido, del trabajo, etc...aunque sabes que es una auténtica caradura y una bruja y te gustaría reirte en su cara....no debes dejar que perturbe tu buen humor, te basta con saber cómo es realmente y dejarla que vaya a aburrir a otros porque tu eres demasiado listo para tragarte su historia.

"Perdonar" no significa que si el/la psicópata aparece de nuevo en tu vida con una sonrisa y cara de perro apaleado, diciendo "te he echado tanto de menos", tú vas a aceptarlo. Eso sería ser TONTO DE REMATE.

"Perdonar" tampoco es presentarse en su casa o enviarle un email o llamarle y decirle: "me hiciste daño pero sé que eres un psicópata y te perdono" ...eso sería ser TONTO Y SUBNORMAL. Al psicópata la da igual si le perdonas o no.

"Perdonar" no es permitir que el psicópata pueda abusar de ti, al contrario, al perdonar, te das cuenta de algo esencial: el Psicópata ya no pinta nada en tu vida.

No es bueno que tengas malos pensamientos ni que le desees el mal, sus malas acciones se volverán en su contra, no tienes que hacer nada.

"Perdonar" de ninguna manera significa que si él/la psicópata aparece de nuevo a meter sus narices donde no le llaman, tú le vas a decir: "Hola majo!"...al contrario, lo ignoras como la basura que sabes que és....y si busca problemas, lo aplastas como un gusano.

PERDONAR quiere decir que te sientes fuerte, libre, feliz. Que puedes hacer tu vida con gente que vale la pena, hacer cosas constructivas, que has VENCIDO. Al perdonar, eres una persona superior.

Solo tienes que pensarlo, los pensamientos e intenciones que cultives en tu mente, serán los que crearán tu realidad, esto es una verdad cósmica.

Daniel Pérez