lunes, 16 de septiembre de 2013

PSICÓPATAS CON MÁSCARA DE VÍCTIMAS






Este artículo, como el resto de los que escribo, hará que a más de uno y una se le pongan los pelos de punta y se le agiten los tornillos dentro de la cavidad craneal.

Pero viendo como algunos políticos y algunos medios de comunicación desinforman y lanzan mentiras , lo considero muy necesario. Sobre todo porque son pocos los que tienen agallas de hablar de un tema que tiene mala prensa.
El psicópata integrado, adaptado o subclínico, subhumano o como lo quieras llamar, o sea, cualquier miembro de la Triope (Triada Oscura de la Personalidad: Maquiavelismo, Narcisismo y Psicopatía) es como todos deberían ya saber, un mentiroso consumado.
El Psicópata siempre aparece ante los demás con un disfraz, una máscara que ellos presentan para dar una buena imagen de si mismos.
El disfraz puede ser una profesión, una condición o un papel social.
Por ejemplo, un médico o un juez, son dos profesiones que la mayoría de la gente asocia con responsabilidad, honestidad y sentido común (afortunadamente la mayoría de estos profesionales así se dirigen en sus vidas). Sin embargo cuando el Psicópata es médico o juez, se trata simplemente de una máscara (que además les da dinero....y a veces, fama)...porque estamos ante un médico al que sus pacientes le importan mucho menos que perderse su partido de futbol favorito....y un juez al que le preocupa más ser considerado un "gran hombre magnánimo" que serlo realmente (no es raro que en su vida íntima se pase la ley por donde ya sabemos).
Con una condición me refiero a un rol familiar, por ejemplo, una madre o una esposa. Mucha gente, por algún tipo de extraña asociación, considera que una mamá tiene que ser una persona amorosa, empática y responsable....y una esposa es una mujer decente y sacrificada. En esta vida hay de todo. De nuevo, y sin tener en cuenta que por suerte, la mayoría de madres son cariñosas y responsables...y que la mayoría de esposas son fieles y apoyan a sus maridos, cuando se trata de una Psicópata integrada, esto es solo una estratagema que ella usa para dar una imagen positiva de si misma porque, en realidad, la madre psicópata quiere y se preocupa tanto de sus hijos como de su perro...y la esposa psicópata quiere tanto a su marido como al dinero y la diversión que este le pueda proporcionar.
Con papel social, me refiero a circunstancias y actitudes que por lo habitual, conmueven a las personas, por ejemplo, víctima de malos tratos (la tan de moda "violencia machista")...un disfraz muy usado por la psicópata femenina (y apoyado por muchas otras idiotas que la creen). En el caso del hombre, tenemos el disfraz de "marido ideal", el que parece que se desvive por su mujer ante los demás (de cara a la galería)...pero es un tirano en la intimidad. Aquí la supuesta "víctima" de maltrato es en realidad, una maltratadora psicológica ella misma, que utiliza lloros y quejas para suscitar pena en los demás, engañar y salirse con la suya (en general, aconsejo que se desconfíe de cualquier mujer que va pregonando alegremente que ha sido maltratada). Esta mujer es tan víctima como Hitler lo fue de la gente que tuvo en sus campos de concentración.
En cuanto al ejemplo del "marido ejemplar psicopático", este hombre solo manipula la realidad para proyectar una imagen de bondad aparente, una que siempre podrá utilizar contra su mujer en el momento de acosarla psicológicamente, ya que hará parecer loca a su víctima ante los demás.
Para acabar, y esto no quiere decir que sean psicópatas, un buen consejo es desconfiar de todo aquel que utilice repetidamente su condición o profesión como un justificante o una eximente para su forma de actuar, por ejemplo:
"es que tengo una depresión"
"soy una madre de familia"
"soy un profesional de prestigio"
...o cualquier persona que está siempre quejándose o haciéndose la víctima:
"mi marido no me comprende"
"todos los hombres son iguales"
"mis compañeras son muy malas"
También, aquellas personas que intentan hacer chantaje emocional de forma repetida; "estoy muy mal" "me voy a hacer daño/me voy a suicidar!" (pero...Oh! sorpresa! nunca se suicidan realmente).
etc...etc...en fin estamos ante la misma performance que llevan a cabo toda su triste vida.
Recordemos que estas personas saben perfectamente que están engañando a los demás, no se trata de ningún trastorno psicológico o de sufrimiento interior que les impele a hacerlo...muy al contrario, son personas con una forma de ser intratable, rocosa, pocos escrúpulos y una vida interior muy pobre.
Cuando una persona piensa que los demás siempre tienen la culpa de sus fracasos, estamos ante una alarma roja: personas-basura con apariencia agradable.

Daniel Pérez